Un coche de la Policía Local de Santa Eulària. | Archivo

0

Cuatro años de prisión y multa de 800 euros. Es la pena que solicita el Ministerio Fiscal para un joven acusado de un delito contra la salud pública tras ser sorprendido con cerca de una treintena de dosis de ketamina y MDMA en Santa Eulària.

El acusado, de 25 de años y con antecedentes, será juzgado por un tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, según informaron desde el Tribunal Superior de Justicia de las Illes Balears.

Según el relato de acusación del Ministerio Fiscal, los hechos ocurrieron el 23 de marzo de 2019 cuando el procesado fue sorprendido en la zona de ocio del puerto deportivo de Santa Eulària portando entre sus ropas un total de 19 comprimidos de MDMA y nueve envoltorios que contenían 4 gramos de ketamina.