José Raya. | Daniel Espinosa

9

Los transportistas de Ibiza no han ocultado este jueves su «gran indignación» por quedar excluidos del uso del tacógrafo, una vieja reivindicación que vienen formulando desde hace años.

El Boletín Oficial del Estado publicó el pasado martes un Real Decreto que actualiza las excepciones del uso del tacógrafo en todo el Estado. En Mallorca, Menorca e Ibiza -solo Formentera queda libre- los transportistas deberán seguir utilizando este aparato, a pesar de las dimensiones territoriales de las islas y de que la normativa europea permitiría no usarlo en territorio ibicenco.

El presidente de los transportistas en Ibiza, José Raya, ha reconocido este jueves a Periódico de Ibiza y Formentera que, en relación a la nueva ley, «teníamos muchas ilusiones puestas y creíamos que en Ibiza íbamos a quedar exentos. Al final, han sacado de esta obligación a Ceuta o Melilla, pero aquí seguimos teniendo que usar el tacógrafo en el transporte de mercancías o viajeros».

Según Raya, «con la falta de conductores que sufre el sector, con el tipo de trabajo que hacemos, que venimos de la Península a Ibiza a descargar y cuando volvemos a Valencia ya nos esperan para denunciarnos, es duro».

Desde la patronal reiteraron que mantenían muchas ilusiones en poder quedar fuera de esta obligación y, tras conocer que no será así, «estamos bastante indignados».

Mediación

La Federación Empresarial Balear de Transportes ha explicado este jueves que el conseller de Movilidad, Josep Marí, se había comprometido ante transportistas de Ibiza a hacer todo lo posible y mediar ante el Ministerio para no incluir a Baleares en el uso obligatorio del tacógrafo. Desde Conselleria no se quisieron pronunciar ayer sobre este asunto.

Según la FEBT, a pesar a las disculpas del conseller tras la aprobación de una norma que «perjudica gravemente la actividad de los transportistas», estos profesionales reiteraron que «debemos seguir luchando y demostrar que, en el caso de las islas, esto no está funcionando para aquello que, en un principio, debería servir».

En este sentido, Raya insistió en que el tacógrafo está pensado para transportistas en la Península o en el resto de Europa, «pero en Ibiza, cómo se va a conducir durante cuatro horas y media sin parar. Es imposible».

El presidente recordó además la normativa europea que indica que islas con menos de 2.300 kilómetros deben estar exentas del uso de este sistema, mientras que la ley estatal señala la excepción solo para islas con menos de 250 kilómetros.

Según avanzó Raya, confían en poderse reunir muy pronto con Agustinet «porque creo que aquí se podía haber hecho algo más».

El sector de los transportistas viene denunciando los perjuicios que les provoca el uso del tacógrafo desde hace años. El pasado mes de abril, José Raya explicaba a este diario que el aparato «nos está haciendo polvo».

El presidente relataba cómo les afectaba el uso del tacógrafo: «Si un camión sube a un barco a las 9 de la noche, llega a Ibiza de madrugada y, después de bajar, el conductor se dirige al polígono para descansar unas horas más, el tacógrafo indica después que durante ese periodo se ha movido el camión y, por lo tanto, el tiempo de descanso es insuficiente. Las denuncias llegan a los 2.000 euros y vas acumulando multas, las recurres y, menos mal que este año han aplazado la renovación de tarjetas porque tienes que estar limpio, sin multas pendientes, para renovarlas. En caso contrario, deberíamos cerrar la empresa. Estamos en Europa para todo, no solo para lo que nos vaya bien, y la norma dice que no se debe usar el tacógrafo en islas de menos de 2.300 kilómetros cuadrados».