Diferentes momentos de la presentación que se celebró ayer en Sant Antoni. | Alejandro Mellon

La población adolescente de Sant Antoni y Sant Josep tendrá un día fijo a la semana para ser atendida en la nueva Unidad de Atención a la Mujer (UAM) ubicada en el centro de salud portmanyí. Un espacio que este lunes se inauguró con gran expectación de la mano de la médica emérita y coordinadora de Atención a la Mujer del Área de Salud, Cristina Molina, y del nuevo equipo sanitario que gestionará este servicio: la doctora Lauren Bardisa y la enfermera Tatiana Molina. En este sentido, Cristina Molina destacó que todos los lunes por la tarde serán atendidos los jóvenes de ambos municipios en materia de salud sexual. «Hasta ahora todos los adolescentes de Ibiza sólo podían acceder a las consultas de la UAM de Es Viver, pero, gracias a este espacio, podrán ser atendidos en esta unidad», señaló Molina, resaltando la importancia de la salud sexual responsable en este colectivo.

Al respecto, indicó con preocupación que en los últimos años han aumentado las infecciones de transmisión sexual entre los jóvenes de Ibiza debido a la falta de educación sexual. Es por eso que, según esta doctora, el equipo de la UAM se ha ido «renovando» en la comunicación dirigida a adolescentes. «Lo primero es transmitirles que somos profesionales en la materia y, para ello, continuamente tenemos que estar actualizándonos y estar alerta a todos los cambios sociales que se producen con el objetivo de hacernos respetar», agregó la coordinadora de Atención a la Mujer del Área de Salud. También indicó que, para llegar a estos jóvenes de una manera más eficaz, colaboran con otras entidades «multidisciplinares» como el Centro de Estudios y Prevención de Conductas Adictivas dependiente del Consell d’Eivissa (CEPCA). Junto a estos organismos se organizan charlas en los centros educativos para aumentar los conocimientos de los adolescentes en los temas de salud sexual y reproductiva.

Sexualidad

«A veces es complicado decirles y que entiendan que la sexualidad tiene que ver con el amor, especialmente cuando se lo dice una persona de mi generación; es más factible que lo haga una profesional más joven, que pueda estar al mismo nivel», subrayó esta risueña mujer, haciendo hincapié en la importancia de la formación de formadores en salud sexual para saber comunicarse con estos jóvenes. «Los profesionales del CEPCA tienen mucha experiencia a la hora de trabajar con este colectivo», informó. En esta misma línea, Cristina Molina aclaró que desde la UAM se encargan más de aplicar entre esta población un enfoque más médico, que se basa en la anticoncepción y la prevención de infecciones de transmisión sexual. En este sentido, también indicó que estos contagios no sólo han aumentado entre los jóvenes sino también en todas las edades.

Noticias relacionadas

Sin embargo, se mostró, especialmente preocupada, por el fácil acceso que tiene este colectivo a la información sexual a través de las redes sociales, un acceso sin límites que los profesionales intentan contrarrestar mediante la educación sexual y la prevención. Conocimientos sobre sexualidad que, según indicó, han reducido exponencialmente el número de adolescentes que acceden a la interrupción voluntaria y legal del embarazo en la sanidad pública. En este sentido, desde el Área de Salud de Ibiza y Formentera informaron ayer de que el 95 % de las interrupciones voluntarias de embarazo en Ibiza se hacen en la sanidad pública. «Desde que se aprobó la Ley de salud sexual y reproductiva en 2010, hemos cumplido con este circuito asistencial gracias a la colaboración del Servicio de Ginecología y Obstetricia de Can Misses», apuntó la doctora, destacando que el tratamiento consiste en una interrupción desde un punto de vista terapéutico.

Abortos

«Nosotros informamos a los pacientes, ya que tienen la posibilidad de elegir entre un tratamiento médico o llevar a cabo un tratamiento quirúrgico; la mayoría de intervenciones son con tratamiento médico», explicó e indicó que desde la unidad realizaron una encuesta del grado de satisfacción de las mujeres en relación a este proceso, al tratamiento, al circuito asistencial y respecto a los profesionales. «Resultó muy satisfactorio», añadió. Asimismo, también puntualizó que la interrupción voluntaria del embarazo en la sanidad pública de España alcanza únicamente el 15 % del total de las intervenciones. «Nuestras cifras son mérito de todo el equipo que forma parte del circuito», manifestó Cristina Molina junto a las sanitarias de esta nueva UAM en Sant Antoni. Ambas, la doctora Lauren Bardisa y la enfermera Tatiana Molina, se mostraron muy ilusionadas con el estreno de este espacio en el centro de salud portmanyí.

«Es una nueva aventura profesional y, para ello, he estado reciclándome durante tres meses en la UAM de es Viver y en el servicio de Ginecología de Can Misses», precisó Lauren Bardisa, mientras Tatiana señalaba las ganas que tenía de esta inauguración oficial. En esta línea, destacaron que esta unidad será una copia exacta de la UAM de Vila en todo el ámbito de la salud sexual y de la salud reproductiva. Al respecto, Cristina Molina aclaró que este personal se formó en Es Viver y que antes de este estreno se hizo una duplicación de consulta para incrementar esta formación.

«Aquí antes había una consulta y se desplazaba el ginecólogo para descargar un poco la actividad de la UAM de es Viver, pero era insuficiente. Por este motivo, hemos hecho una réplica que atenderá a unas 20.000 mujeres», informó e indicó que se llevará un registro individual del número de pacientes de ambas localidades que se atenderán en este nuevo servicio. La nueva unidad, al igual que la de Es Viver, contará con consulta de alta resolución para la implantación de métodos anticonceptivos de larga duración, como el DIU (Dispositivo Intrauterino) o el implante subdérmico para mujeres después del parto o de una interrupción voluntaria del embarazo.