La Junta de Personal ofreció ayer una rueda de prensa para denunciar la carencia de sanitarios. | Idoia Sala

6

La Junta de Personal del Área de Salud de Ibiza y Formentera reclamó ayer igualar la indemnización por residencia por trabajar en las Pitiusas a la que se percibe en las islas menores de Canarias (Lanzarote, Fuerteventura, La Palma, Gomera y Hierro), lo que supondría un plus mensual de entre 439,71 euros y 107,8 euros según la categoría profesional. Es la solución que proponen a la dificultad que encuentran los sanitarios que vienen a trabajar a las islas para encontrar vivienda y que está provocando una «huida» de trabajadores que «deciden volver a sus comunidades».

Según apuntó la delegada de la Junta de Personal, Irene Costa, la consecuencia de esta problemática es la falta de sanitarios, lo que impide cubrir las plantillas orgánicas mínimas de algunos servicios y obliga a los trabajadores a doblar turnos y a hacer «más guardias de las deseables» para no dejar descubierto el servicio.

No obstante, remarcaron que la calidad asistencial no se ha visto afectada gracias al «esfuerzo» que realizan.

Temporada

Costa recordó que esta situación se agrava ahora con el inicio de la temporada turística, ya que no hay personal para cubrir las vacaciones durante los meses de verano. En este sentido, el delegado en las Pitiusas del Sindicato Médico de Balears (Simebal), Carlos Rodríguez, apuntó que los servicios más afectados son los de radiología y anestesia. En el primer caso, de las diez plazas disponibles solo hay cinco cubiertas, pero habrá una baja por jubilación y otra por maternidad. Por su parte, en radiología están cubiertas 14 plazas de las 18 posibles, y además «bastantes no hacen guardias de 24 horas por su edad». Rodríguez destacó, además, que hay otros servicios como cardiología o urgencias que siempre están con dificultades para cubrir plazas, así como los médicos de familia.

Además, apuntaron que a la dificultad por encontrar una vivienda se suma las mejoras contractuales que se están produciendo en otras comunidades autónomas. «Es una fuga continua, Ibiza se ha convertido en una zona de paso», lamentó Rosa Planells, portavoz en Ibiza y Formentera del Sindicato de Auxiliares de Enfermería (SAE), que recordó que el año pasado tres médicos de urgencias se fueron en pleno verano, lo que fue «catastrófico».

La Junta de Personal detalló que transmitieron la petición de aumentar la indemnización por residencia al Govern balear, que les informó que esta medida depende de Madrid y que se tendría que aprobar en los Presupuestos Generales del Estado. Según explicaron ayer, la indemnización que reciben las islas menores de Canarias en el grupo A (facultativos) es de 542,51 euros, frente a los 102,8 euros que perciben en las Pitiusas, mientras que en el grupo B (enfermería) la indemnización en Canarias es de 390,61 euros y en Ibiza y Formentera es de 89,59 euros. En las categorías de técnicos, auxiliar de enfermería y celadores las diferencias van de 232,8 euros a los 107,8 euros. En este sentido, detallaron que la diferencia de esta indemnización entre Mallorca y las otras islas es de 10 euros, cuando en Canarias asciende a 386 euros.

La junta también apuntó que las doce habitaciones habilitadas en el antiguo hospital Can Misses son un «parche» porque es una solución «para unos días, pero no para seis meses». Por otra parte, también reconocieron que, al menos, se ha solventado los contratos eventuales, ya que han conseguido que fueran «de año a año y no por meses», lo que da cierta «seguridad» a los que vienen a trabajar a las Pitiusas.

Los sindicatos reclamaron una solución de carácter «inmediato» para «fidelizar» sanitarios en Ibiza y Formentera y «estabilizar» los servicios y culparon de esta situación a los «recortes» del Govern de los últimos años y a la «especulación de viviendas».

LA NOTA

La Gerencia comparte la reclamación sindical

Un portavoz de la Gerencia del Área de Salud de Ibiza y Formentera aseguró ayer que la Gerencia comparte la reclamación de la junta de personal del aumento del plus de insularidad y que se equipare con las islas menores de Canarias. «Esa petición se ha elevado a la Conselleria de Salut», dijo ayer un portavoz. La administración autonómica tendrá ahora que elevar esta reclamación hasta la administración central.

«Es una de las soluciones a esta problemática», añadió. Otra de las alternativas es la residencia para profesio- nales con una capacidad para doce sanitarios que se alojarán en habitaciones individuales. El viejo Can Misses contará con doce habitaciones después de la reforma pero de cara al verano se podrán utilizar ocho habitaciones.

Las contrataciones afectadas por los problemas de vivienda son los refuerzos de verano, y los servicios de anestesia y radiología.