Sant Josep asegura que las obras de un edificio de Cala Vedella cumplen con los horarios

| | Eivissa |

Valorar:
preload
Imagen de las obras que se realizan en un edificio de viviendas en Cala Vedella.

Imagen de las obras que se realizan en un edificio de viviendas en Cala Vedella.

25-06-2017

El Ayuntamiento de Sant Josep explicó ayer que las obras de un edificio de viviendas en Cala Vedella cuentan con licencia y que la ordenanza municipal no delimita días, por lo que pueden trabajar los domingos. Según apuntaron, los horarios son de 08.00 a 20.00 horas y dentro de esta franja se pueden hacer obras. Además, recordaron que esta zona no se ve afectada por uso turístico, por lo que no entraría en la moratoria de paralización de obras estivales.

La respuesta viene después de que un vecino de Cala Vedella presentara el domingo una denuncia ante la Policía Local de Sant Josep por las molestias que están causan estas obras en la calle Esteperol. Roberto Álvarez aseguró que los ruidos producidos por la grúa, los radiales y los compresores son «insoportables», a los que hay que añadir los sonidos de «picos, mazas o gritos», lo que impide el descanso en la zona. «Todos los vecinos nos despertamos a las 07.50 horas a causa del ruido», explicó Álvarez que lamentó que las ordenanzas municipales de Sant Josep también permitan trabajar los domingos, por lo que no dejan dormir a los vecinos.

El afectado aseguró que han solicitado a los encargados de la obra empezar los trabajos más tarde para «facilitar el descanso» de los trabajadores y niños que viven en la zona, pero que no han mostrado «disponibilidad» a realizar este cambio, por lo que en la denuncia pide que «se tomen las medidas oportunas para velar por el descanso de los vecinos de la zona». «Sólo pedimos que empiecen más tarde los domingos, algo humano y comprensible», solicitó Álvarez, que recordó que ha venido a Ibiza a trabajar y decidió buscar una vivienda «en la montaña para escapar de los ruidos de los turistas y de la noche», pero que no le está saliendo a cuenta. «Me está saliendo muy caro, aparte de pagar 1.000 euros por prácticamente una cama y un baño compartido nos toca escuchar los diversos y molestos ruidos de esta megaconstrucción», lamentó.

Desde el Consistorio apuntaron que, de momento, no ha entrado ninguna denuncia al departamento de urbanismo, pero en cuanto llegue alguna, se harán las «comprobaciones oportunas» para ver que no se están excediendo en horarios u otros aspectos que supongan un incumplimiento de la licencia.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.