0

Imagínate que un día te llaman por teléfono para decirte que has ganado un cheque de 6.000 euros para gastar en lo que quieras. Eso es exactamente lo que le pasó a Eva María Sunder-Plassmann hace una semana. «No me lo podía creer. Nunca jamás me había tocado nada y me hizo muchísima ilusión», dijo con una sonrisa que no podía ocultar. Para ella, es un «regalo de Reyes» que, valga la redundancia, ha llegado precisamente gracias a ellos. «Había comprado una maquinita para cortar la barba a mi hijo como regalo de Reyes Magos. Rellené un boleto y me tocó».

Así, después de pegar saltos de alegría y con la idea de no derrochar, organizó las compras junto a su marido y sus dos hijos; ellos también se han llevado un pellizco del premio de la campaña de Navidad de la Petita i Mitjana Empresa d’Eivissa i Formentera (Pimeef).

«Lo primero que tienes que hacer es pensar en lo que te puede hacer falta y luego, también, en lo que te puede hacer ilusión», dijo la premiada. Con la lista de la compra en la cabeza, Sunder-Plassmann dedicó la jornada del lunes a visitar las tiendas asociadas a la Pimeef para gastar su premio. «Ir de compras sin sacar la cartera te produce una sensación rara, pero agradable», dijo entre risas. Así, con una preocupación menos, esta alemana instalada en Ibiza compró electrodomésticos, ropa, perfumes, un colchón y comida para animales, entre otras cosas. «Son cosas que si no me hubiese tocado el premio no las hubiese comprado, por lo menos de momento», dijo.

Fue ayer, junto a su familia, cuando hizo el recorrido por los 16 establecimientos elegidos. La primera parada fue en Milar, en la calle Extremadura, donde rellenó el boleto ganador. «Es la primera vez, en las ocho ediciones, que reparto un premio. Me ha hecho muchísima ilusión y ahora entiendo a los de la lotería», dijo Carlos Moya, propietario de la tienda.

Moya aseguró que no era necesario hacer una compra mínima porque se trata de una iniciativa para fidelizar a sus clientes. En su caso, permitió que incluso clientes que no compraron nada en Navidad, pero sí durante el año, participasen en la campaña. «Hay que agradecerles su confianza. La compra era lo de menos», añadió.

Lo que a simple vista parece sencillo, tiene sus matices. En cada comercio sólo pudo gastarse un máximo de 600 euros, lo que hizo que en una ocasión tuviera que abonar algo más de 40 euros para hacerse con la compra. «Se ponen 600 euros de máximo para distribuir el premio entre el mayor número de comercios posible», explicó Vicent Tur, técnico de Comercio de la Pimeef.

Ahora, más relajados y con los deberes hechos, empiezan sus vacaciones por el norte de la Península. «Vamos con la idea de hacer carretera y manta y nos quedaremos en el sitio que más nos guste. Con este premio, ya tenemos el regalo completo», aseguró Sunder-Plassmann.

Campaña navideña

La Pimeef ha celebrado, con ésta, un total de ocho ediciones de una campaña que cada año tiene más «éxito». En esta ocasión, han participado 260 comercios que han repartido un total de 45.000 papeletas entre sus clientes. «Es una campaña importante para incentivar las compras en el pequeño comercio, que está un poco mal últimamente», apuntó Tur quien explicó que «no sólo ayuda en Navidad, si no también se consigue que el premio revierta en los comercios después de las fiestas».

Por su parte, quiso agradecer al Consell d’Eivissa y a todos los municipios de la isla su colaboración en una campaña «importante para los comercios».