Las fiestas de Sant Miquel atraen a ibicencos y turistas en su día grande

| Ibiza |

Valorar:
preload
Una de las balladores observa a la concurrencia. Su sombrero colorido le fue muy útil ante el sol que brillaba con fuerza.

Una de las balladores observa a la concurrencia. Su sombrero colorido le fue muy útil ante el sol que brillaba con fuerza.

29-09-2018 | MARCELO SASTRE

Cañas y ramas de mata adornaban ayer las puertas del patio porticado de la iglesia de Sant Miquel de Balansat. Miquelers, gente de toda la isla y muchos turistas no se quisieron perder la celebración de la festividad del santo arcángel Miguel, día grande de Balansat.

El obispo de Ibiza y Formentera, Vicente Juan Segura, presidió la misa solemne que estuvo copresidida por el párroco de Sant Miquel, Javier Betancourt, acompañado de otros sacerdotes de la isla. El coro de la parroquia y la colla de Balansat pusieron música a la celebración. También cantó, acompañado al piano, el tenor Joan Carles Rodríguez, que arrancó el aplauso de la concurrencia que llenaba la iglesia fortificada.

Tras la bendición del obispo, Rodríguez cantó el Ave María de Schubert y finalmente el pueblo entonó el Himne a Sant Miquel, de mossèn Antoni Torres Ripoll, cuya letra se había repartido previamente.

La gente salió del templo en busca de las sombras del patio. El sol dejaba caer sus rayos con fuerza sobre Sant Miquel. Rosario Gálvez, malagueña pero afincada en Ibiza «de toda la vida», le contaba a su amiga Dolores Alba, que había venido de visita desde Oviedo, como iba a ser el espectáculo de ball pagès. A Dolores y a su marido, Victoriano Gálvez, les gusta mucho el folklore ibicenco, y quisieron mostrárselo a Dolores como uno de los atractivos de la isla.

Salió la procesión, encabezada por el alcalde de Sant Joan, Antoni Marí ‘Carraca’, y por el presidente del Consell Insular, Vicent Torres. También estuvo presente el alcalde de Sant Eulària, Vicent Marí, entre otras autoridades políticas. La imagen de Sant Miquel, lanza y escudo en ristre, encabezaba el grupo de imágenes, que cerraba el niño Jesús con un orbe en la mano.

La procesión por las calles del pueblo transcurrió al son del repique de campanas, cohetes y tracas. Ya de vuelta, la colla de Balansat ocupó el patio de la iglesia con su exhibición de ball pagès. Algunas mujeres ibicencas que observaban el espectáculo se animaron a salir a bailar ante la invitación espontánea de los balladors.

No faltaron las orelletes, bunyols, refrescos y vino blanco y pagès, que se repartieron entre la concurrencia.

La jornada de ayer concluyó con los conciertos de Morning Drivers y Projecte Mut.

Domingo

Hoy continúa la programación de fiestas con la representación de la obra ‘Sa carai de caputxeta’ a cargo del Grupo de Teatro de Es Cubells, a las 20:30 en la plaza de Sant Miquel. Finalmente a las 22:00 serán los correfocs de Mals Esperits y els Esperitrons.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.