La clínica en la que se ha realizado el tratamiento ha compartido un vídeo del proceso. | Instagram

2

Kiko Hernández se ha hecho un nuevo retoque estético: un lifting facial. Eso sí, el tratamiento que ha escogido el colaborador de Sálvame no necesita cirugía, ya que se lleva a cabo con impulsos de radiofrecuencia que permiten reafirmar la piel, prevenir los signos de la edad, combatir la flacidez, redensificar y estimular y generar colágeno, todo ello en una sola sesión. La clínica en la que se ha realizado este retoque ha compartido este domingo en sus redes sociales un vídeo en el que se puede ver gran parte del proceso al detalle.

El centro de medicina estética señala que el comunicador ha recibido un total 550 impulsos durante hora y media que le ayudarán a mejorar la apariencia de su rostro. Eso sí, no es una opción apta para todos los bolsillos ya que como indica la propia clínica el precio en promoción es de 1.800 euros. El colaborador, por el momento, no ha compartido imágenes de su nueva imagen y tocará esperar unos 15 días para poder ver los resultados definitivos. Su amiga Belén Rodríguez también ha acudido en diversas ocasiones a este centro y se ha sometido al mismo retoque que el comunicador.

Con este nuevo retoque el exconcursante de Gran Hermano consigue tratar su piel de forma duradera sin tener que pasar por una intervención quirúrgica. A pesar del elevado precio del retoque, no está claro si Kiko ha abonado el importe o si se trata de una colaboración con el centro en cuestión. Aunque Hernández no suele hablar de su imagen, a lo largo de los años ya ha recurrido a la medicina estética para retocar la zona de los ojos y eliminar las bolsas con ácido hialurónico. Además, también ha recurrido a carillas para modificar su dentadura.