La noche de este lunes se estrenó 'MasterChef 10'. | La 1

0

La noche de este lunes estuvo marcada por el estreno de unos de los programas de televisión más seguidos por la audiencia: MasterChef. El concurso de Televisión Española arrancó su décima temporada con un total de 16 participantes anónimos y, una edición más, repiten como jurado los ya conocidos Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz. Un primer programa en el que los aspirantes a chef ya se enfrentaron a una dura prueba de exteriores en la que tuvieron que atender a un total de 240 comensales.

Un arranque por todo lo alto que destacó porque algunos de los posibles concursantes ya eran conocidos por su presencia en las redes sociales. Este era el caso de Nuria Pajares, que saltó a la fama por un vídeo en el que regalaba a su hija un 'Luisvi' (en alusión al bolso de la marca Louis Vuitton) por su 18 cumpleaños. Otro rostro conocido en los castings presenciales fue David Arango, presentador del tiempo en la televisión autonómica asturiana. A pesar de ser relativamente conocidos, ambos se quedaron a las puertas del programa.

Eso sí hubo un aspirante que emocionó especialmente al jurado. Pablo recordó sus problemas con las drogas, un testimonio que marcó a Pepe Rodríguez: «Cuando estás en el infierno no te queda otra que salir adelante», explicaba en participante. En ese momento el cocinero aseguró que «conoce mucho» el tema ya que colabora con una asociación que ayuda a personas que sufren esta adicción. «Ahora estás fuera, disfrútalo, qué suerte, tienes un futuro esplendoroso. Yo te voy a dar la oportunidad. Te vas a comer el mundo y quiero que te lo comas con nosotros», indicó visiblemente emocionado.

Por su parte, pocas horas del estreno de la décima edición del talent, Samantha quiso aclarar en una entrevista el motivo por el que nunca ha cocinado en MasterChef: «Yo cocino divinamente, me dedico a la gastronomía, pero no a la alta cocina. Yo hago cocina tradicional, no alta cocina que es espectáculo». Y es que, tal y como ha asegurado, «yo no hago esferas». A lo largo de las distintas temporadas del concurso ha sido muy comentado que la cocinera no haya demostrado sus dotes en los fogones ante las cámaras, una actitud que ahora ha querido justificar.