Jesulín de Ubrique este jueves en 'El Hormiguero'. | Antena 3

1

Jesulín de Ubrique ha acudido este jueves a El Hormiguero para promocionar El Desafío, programa en el que actualmente participa. El torero ha tirado de simpatía y ha dado algunos detalles sobre su vida privada a Pablo Motos pero ha hecho una revelación que ha llamado mucho la atención, ya que no está claro si se le escapó o si lo hizo con total naturalidad. Al ser preguntado por el embarazo de María José Campanario, ha explicado que su mujer se encuentra perfectamente y ha confirmado que «ya está en la recta final y casi es un niño de El Desafío».

Unas palabras con las que el andaluz ha dejado claro que el hijo que espera es un niño, una buena noticia para él ya que había manifestado en más de una ocasión que le hacía ilusión que sus hijos tuviesen un hermanito: «Ya tengo dos niñas, me gustaría dos niños pero bueno». La pareja anunció en el mes de diciembre en una conocida revista la buena noticia: «Tenemos que reconocer que ha sido toda una sorpresa, pero estamos muy felices». El nacimiento del bebé está previsto a principios de julio y, tal y como ha indicado el diestro, todo va «estupendamente».

Noticias relacionadas

Al margen de su faceta como padre, Jesulín ha hecho otras confesiones como que no utiliza internet. «Soy más del cara a cara, cuando tengo que decirle algo a alguien o alguien me lo tiene que decir a mí, que me lo diga cara a cara», ha asegurado ante la sorpresa de Motos. Es más, ha indicado que dejarse el móvil en casa no le supone ningún problema: «Quienes me suelen llamar, saben a qué hora me pueden llamar, porque a partir de ciertas horas es tocar los cojones».

Además, ha recordado su faceta como cantante y su mítica canción 'Toda, toda toda': «Cuando tienes éxito te ofrecen hacer otras cosas. Me propusieron cantar, pues saqué mi disco. Habrá muchos singles que se han olvidado, pero el mío no», bromeó. El torero incluso llegó a firmar una gira, que finalmente canceló: «El mundo del toro era un poco complicado. Le di pie a mis enemigos para tener armas para atizarme. Me rajé, y cuando uno se raja hay que aceptar las consecuencias». Eso sí, no ha abandonado la música del todo: «Canto para mí y para mis amigos».