Rubén Sánchez convivirá esta semana con Charo Vega. | Telecinco

0

Rubén Sánchez Montesinos no está pasando por su mejor momento. El novio de Enrique del Pozo, que desde el pasado jueves es el primer parásito de Playa Paraíso, se ha enfrentado esta semana al equipo del Supervivientes. Cansado de su actual ubicación en el programa, el culturista ha perdido los nervios incluso con los cámaras, a los que ha increpado por realizar su trabajo. «Déjame un segundo tío, no estoy para tonterías», dijo visiblemente enfadado a un miembro del equipo.

«¿No ves que me hace contraluz, que no veo?. Ceno cuando me salga de los narices porque si estoy solo, estoy solo. Voy a hacer todo como me salga de la punta de la p****, porque lo primero es mi vida y mi salud», reprochó a los trabajadores. Jorge Javier Vázquez se ha visto obligado este jueves a criticar su comportamiento: «Estás participando en uno de los sueños de tu vida, lo que no puedes hacer es tratar mal a la gente que está trabajando y cumpliendo con su cometido. Aprovecha este momento. Mojas a los cámaras, te quedas en pelotas para que no te graben...».

Unas palabras que han hecho que el concursante se replantee su comportamiento de estos días. «Reconozco que he estado en momentos tenso y les he pedido disculpas. La soledad y la mente te pueden jugar aquí malas pasadas, sobre todo los primeros días. Les he pedido disculpas porque en algunos momentos he sido, no déspota, pero la situación me ha superado», explicó al presentador. Por su parte, Enrique ha preferido no acudir este jueves al plató para defender a su chico.

El artista tampoco ha querido entrar por viodeollamada aunque sí que ha estado muy activo a través de sus redes sociales. Enrique ha compartido publicaciones de seguidores y amigos de Rubén en las que mostraban su apoyo al culturista y, además, le ha dedicado un bonito mensaje: «Tiene un corazón de oro, que eso es lo importante en la vida». A partir de este jueves Sánchez tendrá que convivir con Charo Vega, ya que ha sido la concursante que ha obtenido menos apoyos en las últimas votaciones.