Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz. | RTVE

0

Nueva noche de emociones en MasterChef. El programa de este lunes estuvo marcado por la repesca y por una nueva expulsión. Patricia consiguió volver al formato culinario al conquistar al jurado con un helado de vino, mientras que Julia tuvo que despedirse de sus compañeros. Un día más los miembros del jurado demostraron su buena relación y Jordi Cruz incluso emocionó a Pepe Rodríguez al explicar la prueba final. En este reto los concursante tenían que imitar un plato de un conocido chef, pero hasta el final Jordi no quiso revelar de quién se trataba. «Vais a replicar el plato de un chef, que no nos da más que alegrías desde que arrancó MasterChef hace ya diez años», empezó el catalán.

Samantha Vallejo-Nágera, por su parte, también añadió unas bonitas palabras: «Es un magnífico chef, pero también un compañero infalible, alguien con quien puedes contar siempre que lo necesitas, que te ayuda, gran conversador, amante de la gastronomía, del vino». Cruz continuó con su discurso, ante las dudas de los participantes que no sospechaban de quién estaban hablando: «Cuando le conocí era jurado de un concurso y yo era aspirante. Y ya vi que era un hombre con criterio, un hombre clarividente, un hombre que sabía lo que hacía con su vida. Me pareció un hombre tímido, pero luego descubrí que no, que era un hombre sagaz, un hombre con un fondo muy bueno y poseedor de una cultura infinita».

Pepe, cuando tuvo claro que hablaban de él, preguntó en tono de broma: «¿Aprendiste mucho de él?». «No está escrito lo que aprendí de él. Un gurú. Me conquistó para siempre como chef y sobre todo como amigo, como compañero, e incluso, como mi hermano mayor. Una persona maravillosa que espero tener siempre a mi lado. El increíble, inigualable, inimitable: Pepe Rodríguez», descubrió finalmente Cruz. El programa, además, contó con la visita de Carmina Barrios, que participó en MasterChef Celebrity, y Luna Zacharias, de la octava edición del concurso.

Precisamente la madre de Paco León protagonizó uno de los momentazos del programa. Luismi, al ser uno de los mejores de la prueba, contaba con el privilegio de poder robar ingredientes de las cestas de sus compañeros. El concursante intentó perjudicar lo mínimo posible al resto y apenas quitó ningún producto. «Muchacho, tienes que coger cosas que le perjudiquen a los demás, pero que te beneficie a ti». Entonces Jordi le preguntó a Carmina si Luismi le recordaba a alguien: «Sí, al Luisma», aseguró en clara alusión a la serie Aída. «Pero tú no eres tonto, el Luisma era tonto», matizó.