Balonmano - Primera Nacional masculina

Un empate que sabe a poco

| Eivissa |

Valorar:
preload
Alejandro Bonilla, en el aire tras pasar el balón a un compañero durante el partido entre el HC Eivissa y el Mora.

Alejandro Bonilla, en el aire tras pasar el balón a un compañero durante el partido entre el HC Eivissa y el Mora.

18-02-2017 | Toni Escobar

El HC Eivissa salió de Elda cabizbajo a pesar de cosechar un punto que, a priori, podría darse por bueno. El problema es que al equipo naranja se le escapó la victoria en un partido que llegó a dominar por ocho goles de ventaja en la segunda mitad y que le empataron polémicamente sobre la bocina –según los árbitros– después de no saber gestionar bien su última posesión con 20 segundos por delante.

El conjunto ibicenco comenzó por debajo en el marcador (2-0, min. 2), pero reaccionó pronto y Olea lo puso por delante en el marcador por primera vez al hacer el 4-5 (min. 7). Con Álex Bonilla, autor de ocho goles, como principal protagonista, el cuadro de Félix Mojón dio un golpe sobre la mesa tras el empate a seis, instante en el que endosó a su rival un parcial 0-5 para distanciarse en el tanteador (6-11, min. 19).

La renta al descanso llegó a ser de seis (9-15), pero ésta creció tras el asueto hasta los ocho (10-18, min. 34). Los eldenses no se rindieron y redujeron la desventaja, si bien los naranja supieron moverse cuatro o cinco goles arriba hasta la recta final. Con 22-26, tras un tanto de Vlad, Germán y Pedro estrecharon el marcador (24-26, min. 53), si bien Olea se encargó de que los suyos encararan los últimos cinco minutos con tres tantos de diferencia (24-27, min. 56).

A falta de un minuto y 12 segundos, el Elda pidió tiempo muerto. El crono corría y la victoria parecía en el bolsillo, pero nada más lejos de la realidad. Marco puso a los suyos a uno a falta de 20 segundos y el HC Eivissa no supo gestionar su última posesión. Perdió la pelota y Mojón paró el partido a falta de cinco segundos, poco después de la exclusión de Toni Roldán. Los locales se las apañaron para encontrar posición de tiro y Germán firmó las tablas para desesperación de los ibicencos, que reclamaron que la acción estaba fuera de tiempo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.