Un lance de un partido del Ibiza Rugby de la temporada pasada. | Arguiñe Escandón

0

El Ibiza Rugby ya está en marcha y lo hace con mucha ambición. El quince de la lagartija lleva varias semanas entrenando para llegar en plena forma al primer partido de liga. Los ibicencos siguen a las órdenes de Dave Valentin, el técnico que se hizo cargo del equipo el año pasado y lo llevó a conseguir el título balear con mucha claridad.

Este curso, según señala su presidente Alexandre Jean Doury, el objetivo no es otro que repetir el título balear y, esta vez sí, optar a jugar la fase de ascenso para alcanzar la categoría nacional. «Esta temporada nos gustaría ascender, por lo menos poder jugar la fase de ascenso y pelearlo. Creemos que tenemos equipo para ello. Si lo conseguimos, nuestro problema será el de todos los equipos ibicencos, buscar alojamiento para los jugadores».

Para eso aún queda un mundo. La Liga Balear comenzará el 9 de noviembre contra el Ponent, uno de los equipos más complicados de la categoría, de hecho fue el único que la temporada pasada consiguió derrotar a los pitiusos.

Doury está contento porque este verano el equipo ha crecido con la incorporación de varios jugadores nuevos. «Han llegado siete u ocho que son bastantes buenos, que nos van a ayudar a subir el nivel del equipo y a tener una plantilla de unos 25 jugadores y puede que venga alguno más. Creo que esta temporada nos vamos a divertir», asegura.

CRECIMIENTO EN LA BASE
Aunque en el primer equipo todo marcha viento en popa, la ilusión de Doury es crear una base consistente que asegure el futuro de este deporte en la isla. El club continuará con su equipo de seis a 14 años, con los que viajará a Palma para participar en los Rugby Days que organiza la Federación Balear. El presidente explicó que en estas citas, en caso de ser necesario, «los chicos que se desplacen pueden jugar mezclados con otros equipos para que puedan disfrutar de este deporte».

Además, la principal apuesta de este año es la aparición de una escoleta en Santa Eulària para intentar llevar el rugby a los más pequeños de la Villa del Río. «Estamos esperando que nos cedan un lugar definitivo para hacer los entrenamientos. Dos jugadores del equipo, Juan Agatiello y Alfonso Trias, son los encargados de dirigir estos entrenamientos que se celebran los lunes y los miércoles de 16 a 17 horas en el CEIP Santa Eulalia», anuncia.

En esa misma línea, pretenden hacer una pequeña liga escolar formada por el equipo del Ibiza Rugby, el de la escoleta de Santa Eulària y el Liceo Francés.

En cuanto al rugby femenino, otra de las grandes ilusiones del club, tras unas semanas parado porque la capitana se fue hasta diciembre, según explicó el propio Doury, ayer por fin se creó un grupo y están a la espera encontrar un día para empezar nuevamente a entrenar.

El presidente tiene claro el ejemplo que debe seguir el rugby ibicenco: «El espejo en el que debemos mirarnos es el balonmano. Es un proyecto que lleva muchos años y funciona muy bien. Hay muchos niños en las categorías inferiores y los equipos sénior están en categorías importantes».