Amadeo Salvo, de pie, en el palco del estadio Can Misses poco antes de comenzar el duelo UD Ibiza-Burgos. | Daniel Espinosa

7

Amadeo Salvo, presidente de la UD Ibiza, ha sido demandado por el proceso de venta del Valencia CF, al que presidió anteriormente, a Peter Lim. Jaime Navarro, abogado especialista en productos tóxicos bancarios, y Juanjo Ortega, perteneciente a otro bufete, llevaron a cabo una rueda de prensa la semana pasada para dar a conocer las acciones legales con las que intentarán devolver el club che a sus socios tras la demanda de un accionista.

Navarro explicó que la demanda que reclama la nulidad en el juzgado 1 de Primera Instancia de Valencia se argumenta en que «se incumplieron diversas normativas que eran imperativas» y citó «la ley de transparencia y buen gobierno que obliga al Valencia y diversos artículos del Código Civil y del Código de Ccomercio». «La nulidad viene por no haber estipulado ningún tipo de obligaciones a Lim», destacó Navarro, quien deslizó que Meriton «no tiene CIF» en España y que su domicilio no está en Singapur, donde reside Lim, sino en Hong Kong y que apuntó además que de parte de las acciones de la fundación se habían perdido los títulos «y se transmiten sin que estén».

Navarro apuntó que la demanda presentada en el Juzgado 22 de Primera Instancia se ha presentado contra Amadeo Salvo y también contra Aurelio Martínez, expresidente de la fundación, «por daño moral y económico a los dos dirigentes que con tanto ardor y tanta falsedad defendieron la venta».

«Engaños al aficionado»
«Se vendió un club centenario como antiguamente se vendía el ganado, con un apretón de manos. Los responsables de esta venta son Amadeo Salvo y Aurelio Martínez que, a tontas y a locas, venden el club sin conocer el resto de ofertas y sin obligar al comprador a ninguna obligación pese a todo lo que dijeron, que, como se demostró después, no se ha cumplido nada. Fueron compromisos de palabras, engaños al aficionado», explicó Navarro.

«Se les reclama 1.900 euros. Es una cantidad simbólica pero sirve para que el pequeño accionista pueda tomar alguna medida contra los dirigentes máximos que promovieron la venta», añadió el abogado. Cualquier accionista con una sola acción puede unirse a la demanda sin coste. La reclamación económica será de 1.900 euros por acción que tenga cada accionista que se sume a la demanda.

Previamente se había proyectado un vídeo titulado La venta de la vergüenza en el que se recuperaban declaraciones de ambos con supuestas promesas de Lim y también del exdirector general de Deportes de la Generalitat, Mateo Castellá, quien arrojaba dudas sobre el proceso.

Por último Navarro, que en Radio Intereconomía aseguró que «Amadeo Salvo nunca vendería Power Electronics como vendió el Valencia CF», explicó que en el juzgado 14 han pedido diligencias previas, como paso anterior a una demanda, para que el Valencia «aporte los contratos de préstamos de Meriton al Valencia avalados con los derechos federativos de algunos jugadores».

«Cuando veamos quiénes son los que avalan estos préstamos que Meriton se hace a sí mismo, pediremos la nulidad de los contratos o, por lo menos, de la cláusula. Es abusivo, leonino», afirmó Navarro, quien dijo que esperan que el club pueda «llegar a una administración judicial (del club) porque la zozobra económica y deportiva es mayor cada día».

Además, Juanjo Ortega, abogado de ese mismo despacho, recordó que la actual doctrina del Tribunal Supremo es que un solo accionista puede pedir la nulidad de un negocio jurídico de la entidad de la que es propietario y desveló que el club se comprometió ante el juzgado a entregar esos contratos en 15 días y ha incumplido ese anuncio.

Por otra parte, miembros de la asociación Libertad VCF dieron respaldo a esta triple ofensiva judicial y desvelaron que, respecto a la demanda que presentaron el pasado mes de enero por tres acuerdos de la última junta de accionistas y que debe dirimirse en un juicio en marzo, han vuelto a pedir medidas cautelares al juzgado para que impida que se haga efectivo el aumento de acciones para asistir a la misma.