Los jugadores del HC Eivissa hacen piña. | Daniel Espinosa

0

La UD Ibiza HC Eivissa tratará de poner fin hoy a su crisis. El equipo celeste encadena seis jornadas consecutivas sin ganar, unos guarismos que le ubican actualmente en zona de fase por la permanencia. Romper una dinámica negativa no es algo fácil, pero menos aún si el que te visita es uno de los conjuntos de la zona alta de la tabla como el Alarcos Ciudad Real, contra el que se verá las caras en el pabellón de es Pratet a partir de las 20.00 horas.

Los pupilos de Eugenio Tilves tienen tres encuentros aplazados que recuperar y hoy disputarán el primero. No será precisamente contra una perita en dulce. Los ciudarrealeños se encuentran en la tercera posición y vienen de perder el liderato tras caer el fin de semana pasado contra el Puerto Sagunto (27-25), su segunda derrota en 12 encuentros.

Los pitiusos tratarán de aprovechar esas posibles dudas que han podido surgir en el Ciudad Real, si bien, para ello, deberán hacer un partido «tirando a perfecto», como apuntó su técnico, Eugenio Tilves.
«Es uno de los equipos más difíciles, pero intentaremos pensar en nosotros, mejorar esas cosas que no salieron en el último partido, crecer un poquito a nivel defensivo y tener un poquito más de alegría en el juego, sin atascarnos tanto. Sólo si hacemos todo eso bien tirando a perfecto, tendremos opciones», dijo el preparador unionista.

El técnico espera que el hecho de jugar en es Pratet sea un factor clave: «Esperamos que la afición nos ayude, se apriete mucho el pabellón al ser más pequeño y sufran. Hay que hacérselo lo más complicado posible».