Un momento del encuentro disputado en el partido entre el Collerense y el Rotlet Molinar el pasado 12 de octubre en el que se produjeron los lamentables incidentes. | M. À. Cañellas

0

La Federació de Futbol de les Illes Balears da un paso adelante en su lucha contra la violencia. El organismo que preside Miquel Bestard se ha personado como acusación particular en las diligencias previas abiertas por la Fiscalía de Balears contra la persona que durante el partido de la Tercera RFEF disputado el pasado 12 de octubre entre el Collerense y el Rotlet Molinar amenazó al árbitro asistente y a un colegiado que se encontraba en la grada. Los hechos son constitutivos de delito con penas de hasta 6 años de prisión. Además, solicita la prohibición durante 5 años de acceder a los recintos deportivos donde se disputen partidos de Tercera División. La FFIB lidera y se hace cargo de la defensa del árbitro asistente y la acusación la ejerce Llorenç Salvà.

Según el escrito de acusación, el individuo comenzó con los incidentes cuando observó que en la grada se encontraba un árbitro presenciando el encuentro. Movido por el ánimo de atemorizarle sacó una navaja y con ella en la mano le dijo «te juro por mis hijos que hoy rajo a un árbitro, continuando seguidamente insultándole durante el resto del partido».

Al finalizar el partido, el acusado saltó al campo de juego, dirigiéndose al árbitro asistente. Guiado por el idéntico ánimo de amedrentarle le dijo. «Ven aquí que te voy a rajar al tiempo que se lanzaba sobre él portando la navaja con la que trató de agredirle en el abdomen». El colegiado logró esquivar la agresión dando un paso atrás y refugiándose en el vestuario junto al resto del equipo arbitral.
El acusado no cesó en su actitud y mientras los tres árbitros se dirigían hacia los vestuarios, les soltaba: «Cuando os pille fuera os voy a rajar a los tres». Los hechos anteriormente relatados son constitutivos de tres delitos de amenazas y una pena de dos años de prisión por cada uno de los delitos.