Medori, durante el partido anterior. | Mohamed Chendri

0

El Club Bàsquet Sant Antoni sigue de capa caída. El equipo sanantoniense cayó derrotado este miércoles contra el Herbalife Gran Canaria B por 82-80, un resultado inesperado ante el penúltimo clasificado que no hace más que confirmar el delicado momento que atraviesan los ibicencos. El conjunto de Carles Flores comenzó mandando en el primer cuarto, pero bajó su rendimiento en los dos siguientes. Comenzó con una desventaja de diez puntos el último periodo, si bien supo reaccionar para forzar la prórroga. Sin embargo, en ella hincó la rodilla.

El primer acto comenzó con los visitantes exhibiendo su superioridad. En seis minutos ya ganaban por 4-11. Cinco puntos seguidos de Medori y una posterior canasta de Carreño obligaron al técnico local a pedir tiempo muerto.

Eso no bastó para frenar al CB Sant Antoni. De hecho, el equipo ibicenco terminó estos diez primeros minutos con una ventaja mayor, concretamente de ocho puntos (7-15).

El panorama cambió tras el breve descanso. Los de Carles Flores mantuvieron una buena renta hasta que quedaban poco más de tres minutos y el marcador indicaba un 20-27 a su favor. Mutaf asumió galones y tiró de los suyos para igualar la contienda. Con 30-30 en el luminoso, la última posesión la tuvieron los sanantonienses, pero Smith no acertó a encontrar el aro.

El tercer periodo empezó con una guerra de triples por parte de ambos equipos. El choque se mantuvo nivelado hasta que el CB Sant Antoni se desconectó a falta de dos minutos. De un 52-48 se pasó a un 60-50 que complicaba mucho sus opciones de victoria.

Con todo, en el último cuarto salió como un tiro, decidido a darle la vuelta al marcador. Dos canastas en 35 segundos inyectaban una dosis de confianza a los pitiusos (60-54, min. 31), que, poco a poco, se fueron aproximando a su rival.

El buen trabajo de los ibicencos dio su fruto y le dieron la vuelta al luminoso con un tiro libre de Smith (71-72) a falta de dos minutos. La recta final fue de infarto. Pudo pasar cualquier cosa. Medori tuvo dos libres con siete segundos por delante para ganar, pero anotó uno y el duelo se fue a la prórroga.

En el tiempo extra, las imprecisiones fueron constantes. De hecho, los dos primeros minutos se rebasaron sin que ninguno fuera capaz de anotar. Medori fue el que tiró del carro en estos momentos clave de un partido que el CB Sant Antoni tuvo en sus manos.

Sin embargo, con 80-80, agotó su última posesión sin ni tan siquiera tirar y el Gran Canaria B aprovechó para llevarse el triunfo a falta de tres segundos. Haro trató de anotar a la desesperada sobre la bocina, pero el balón tocó el aro y no entró, condenando a los pitiusos a su tercera derrota ligueras seguida.