Cifu recibe la entrada de un jugador del Burgos durante el partido celebrado anteayer en El Plantío. | CESAR MANSO

1

La derrota sufrida por la UD Ibiza anteayer contra el Burgos (2-1) ha dejado al equipo celeste en tierra de nadie en el apartado clasificatorio. El conjunto ibicenco se encuentra en la tesitura de haber dejado la permanencia sellada de manera virtual y encontrarse lejos de los puestos que dan acceso al playoff de ascenso, un sueño que se habría mantenido vivo en caso de haber sumado los últimos tres puntos.

Así las cosas, los pupilos de Paco Jémez encaran las últimas seis jornadas de la temporada, la primera de los pitiusos en el fútbol profesional, sin grandes objetivos por delante. De hecho, el único reto que tiene ya es el de finalizar la campaña lo más arriba posible para cerrar su debut en Segunda División con un mejor sabor de boca.

De los últimos seis partidos que le quedan a la Udé, tres son contra peces gordos y a dos de estos los recibe en casa. Los demás rivales están, a día de hoy, por debajo de los celestes en la tabla clasificatoria.

El primer gran adversario de los ibicencos será Las Palmas, duelo que se celebra este domingo en Can Misses (16.15 horas). El conjunto canario se está jugando su presencia en la fase de ascenso. Ahora mismo marcha en la séptima plaza, a un solo lugar de la promoción. Tres puntos separan al cuadro de García Pimienta del Girona, que es el que cierra los puestos de clasificación para la batalla por el salto a Primera División.

Los otros dos equipos que deben visitar aún la isla ibicenca son el Lugo y el Valladolid, que lo harán los días 8 y 22 de mayo, respectivamente. Los vallisoletanos marchan terceros, a dos puntos del líder, el Eibar, y a uno del Almería, segundo. Aún queda mucho para ese enfrentamiento, pero lo cierto es que, a día de hoy, se está jugando acabar entre los dos primeros, que suben de manera directa a la máxima categoría del fútbol español. Mucho más accesible es el cuadro gallego, que se halla en la decimoquinta posición con un colchón importante de puntos con respecto a la zona de descenso.

El menú de salidas tiene un poco de todo. Para empezar, la UD Ibiza rinde visita la próxima semana al feudo del Sporting de Gijón, que no tiene todavía la permanencia asegurada, pero sí encarrilada. El 14 o 15 de mayo toca viajar al campo del Mirandés, que se encuentra en una situación similar a la de los celestes. Por último, la Udé cerrará la temporada el 29 de mayo en el Carlos Tartiere, donde se verá las caras con el Oviedo.

Estos son los seis encuentros que le quedan a los pupilos de Paco Jémez para poner punto final al curso 2021-22. Independientemente de los resultados que consiga y la clasificación final -contando con la salvación-, lo cierto es que a la temporada del cuadro unionista se le puede poner muy pocos peros. No ha visto peligrar la continuidad en la categoría de plata en ningún momento y se está jugando ser la revelación de la campaña junto al Burgos, dos recién ascendidos que ya tienen los deberes prácticamente hechos.