Nuevos roces entre el CD Ibiza y Vila.

9

El CD Ibiza vivió un esperpéntico capítulo en la tarde del domingo. A su regreso de tierras catalanas, donde había jugado con el CE Europa, se encontró con impedimentos para acceder con sus dos microbuses a Can Misses 2 porque la calle estaba cerrada al tráfico por agentes policiales. De hecho, no pudieron pasar en dichos vehículos y tuvieron que trasladarse a pie desde la entrada a la calle.
Personal del club se vio así obligado a arrastrar por toda la calle los baúles con el material deportivo.

Los jugadores, que tenían los coches aparcados en esa zona, también tuvieron que trasladarse a pie a para poder acceder a sus automóviles.

Según fuentes del Cedé, se le informó que los microbuses no podían acceder mientras se jugaba el partido UD Ibiza-Lugo. Lamentaron que no se hiciera ningún tipo de contacto para concederles el paso. Finalmente, el CD Ibiza abandonó Can Misses 2 antes incluso del término del partido de Segunda División.

Noticias relacionadas

Antonio Palma, presidente de la entidad rojilla, no se mordió la lengua tras estos hechos. «Parece ya más un problema personal que deportivo. Hemos llegado a una situación que no tiene sentido. Parece ser que se le tiene rabia al Cedé y no es normal que un microbús no pueda pasar. Estamos residiendo en Can Misses 2», dijo.

El máximo mandatario del club ibicenco se sintió «dolido» al ver cómo su equipo tenía que vivir esa esperpéntica situación «en una calle en la que ni había nadie». «Ni siquiera tenían que llegar hasta Can Misses. Para mí, más que una diferencia entre la forma de ver el deporte, lo que hay es rabia contra el CD Ibiza y se manifiesta en tonterías», expuso Palma.

El presidente rojillo pide al Ayuntamiento «algo muy simple: que podamos entrenar más de una vez en Can Misses 3 con un horario plasmado por ellos, no por la UD Ibiza». «No tiene que ser un club el que le pregunte a otro cuándo puede entrenar. Que se pronuncie el Ayuntamiento sobre las veces que podemos entrenar y no nos haga pagar. En su momento nos dijeron que lo pagarían ellos. No hay otro club que pague por usar unas instalaciones municipales en Vila. Queremos lo mismo que tiene el atletismo: unos horarios firmados sin pagar nada. El Cedé no pide más», sentenció Antonio Palma.