Marc Mas, en una acción del partido entre el CD Ibiza y el Alzira. | IRENE ARANGO

CD Ibiza CD Ibiza 2

Alzira 2

Segunda División RFEF Grupo 3 | Jornada 16 | 08/01/2023 12:00 | Final

A las puertas de la remontada. Así se quedó este domingo el CD Ibiza en el duelo contra el Alzira, un enfrentamiento entre dos equipos que pelean en estos momentos por mantener la categoría. Los rojillos fueron superiores en el cómputo global del partido, pero encajaron dos goles en poco más de 20 minutos que casi le pasan factura. Finalmente, evitaron la derrota gracias a las dianas de Marc Mas y Juan Antonio. Y pudieron llevarse los tres puntos en el descuento, pero el portero visitante lo impidió.

Manu Calleja apostó prácticamente por los mismos que tutearon al Betis el jueves en el partido de Copa del Rey. Sacó de inicio a diez de los futbolistas de aquella alineación con la única novedad de Marquitos, ya recuperado de su lesión, en lugar de Iván Guzmán.

Los ibicencos no tardaron en avisar de sus intenciones. A los dos minutos, Bernal chutó a las manos del portero tras una contra conducida por Marquitos de manera magistral. La pelota la tenían los rojillos, pero los valencianos no le perdían la cara al encuentro.

Los visitantes se soltaron con el paso de los minutos y Zarzo probó fortuna con un chut lejano que atrapó Marcos en dos tiempos. Fue el preámbulo del gol. Al cuarto de hora de juego, un córner botado por Cortijo lo cabeceó Solbes a placer en el centro del área pequeña. Marcos no salió del marco y el central le ganó la posición a Villar. Mazazo para el Cedé.

El daño se multiplicó en el ecuador de este periodo. En una contra, Pitu condujo el balón en velocidad y, al ver que la zaga le iba a dar caza, decidió chutar desde 25 metros con un toque de vaselina que superó a un mal colocado Marcos. Dos errores, dos goles y el panorama muy oscuro para los pitiusos.

El CD Ibiza no acabó de recomponerse. Le costaba hilvanar jugadas de peligro. Con todo, redujo distancias antes del descanso en una acción a balón parado. Barrero colgó el balón al área en una falta lejana y Marc Mas metió la cabeza para firmar un grandísimo remate que supuso el 1-2 con el que se llegó al descanso.

En la segunda parte, el cuadro de Manu Calleja salió como un tiro a por el empate. Se adueñó del balón y buscó con ahínco las tablas, que estuvieron a punto de producirse a los siete minutos. En un córner, la volea de Barrero la despejó el defensa y, en la continuación, Murúa realizó una chilena que sacó un defensa bajo palos. Ver para creer. Tres minutos más tarde, Juan Antonio chutó raso a la media vuelta desde la frontal.

El dominio era total y absoluto por parte de los locales. Se mascaba el segundo tanto rojillo. Parecía que sólo era cuestión de tiempo que llegara. Y lo hizo en el 60, en un remate de Marc Mas por debajo de las piernas del portero tras un centro de Pepe Bernal, pero el juez de línea levantó la bandera y el tanto fue anulado por un discutible fuera de juego.

El equipo valenciano, atrincherado atrás, mejoró sus prestaciones defensivas tras unos primeros 20 minutos en los que estuvo completamente contra las cuerdas. El Cedé dejó de encontrar espacios con tanta facilidad, pero seguía llevando la batuta del juego y tratando de igualar la contienda.

Cuando menos fácil lo tenían los pitiusos, llegó el 2-2. Así es el fútbol. Un centro de Iván Guzmán lo despejó mal Soler. La pelota le quedó muerta a Juan Antonio en el área pequeña y el delantero sevillano no perdonó el empate.

De ahí al final, insistencia continua por parte de un Cedé que acarició la victoria en el descuento. Un zapatazo de Diego Marín en el interior del área lo despejó de puños el cancerbero en la que fue la última acción de peligro de un choque que terminó en tablas.