El abandono de la zona del Gorila en Cala de bou, en imágenes.

Toni Planells
1 / 11