La dejadez de Cala de Bou, en imágenes.

Arguiñe Escandón
1 / 13