La víctima sangrando en el lugar de la agresión. | R.S.

26

Nuevo episodio violento en el fútbol balear. En esta ocasión, la víctima es un jugador cadete del CD Llosetense que fue brutalmente agredido a la finalización del partido que les enfrentaba contra el Ciutat de Palma. Los hechos sucedieron cuando el encuentro ya había finalizado y, de forma sorpresiva, irrumpió en las instalaciones un jugador de un tercer club con el que la víctima había tenido problemas dos meses antes al enfrentarse al mismo en partido oficial de liga.

Sin mediar palabra, el violento agresor que, supuestamente, tenían rencillas pendientes con el jugador del Llosetense, la emprendió a golpes con el chico provocándole una fisura en el tabique nasal y en la mandíbula. Rápidamente, se solicitó la presencia policial y de una ambulancia medicalizada del Servei d’Atenció Mèdica Urgent (SAMU061) que atendió al herido.

Al tratarse de un futbolista plenamente identificado e integrante de un club de la categoría cadete, desde el CD Llosetense se informó de los hechos a la Federación de Fútbol de les Illes Balears y se interpuso la pertinente denuncia en la Policía Nacional por un presunto delito de agresión con resultado de lesiones graves. Nada más conocerse la noticia, las redes sociales se volcaron con la víctima. El primero en lanzar un mensaje de apoyo fue el veterano entrenador Nico López, actualmente, al frente del primer equipo del Llosetense. «Un joven (cadete) se presenta a un campo de fútbol en el que juegan dos equipos que no son el suyo y agrade a Samu jugador cadete del Llosetense por alguna rencilla anterior. Valores y educación son vitales. Ánimos Samu», apuntaba el míster. La condena del fútbol balear es unánime.