Francina Armengol, en el Consolat de Mar, junto a la ministra Nadia Calviño. | Jaume Morey

0

La vicepresidenta primera del Gobierno de España y ministra de Economía, Nadia Calviño, ha señalado a Baleares como una de las comunidades llamadas a capitanear la recuperación económica en España. Máxime, ha recalcado, con las previsiones de récord que se mantienen para la temporada turística. Calviño, que se ha reunido con la presidenta balear Francina Armengol en el Consolat de Mar, ha puesto en valor el plan nacional de respuesta a la crisis, de 16.000 millones de euros, al destacarlo como «el más potente o uno de los más potentes del entorno europeo».

La ministra ha defendido la aplicación de medidas alineadas con la hoja de ruta comunitaria, como el bono social eléctrico o la bonificación al consumo de carburante. Medidas que, asegura, contribuirán a mantener un crecimiento para el conjunto del Estado que continúa situándose en torno al 4,5 % según las previsiones actuales -la última del Banco de España- y a pesar de todas las incertidumbres derivadas de la guerra. «En este contexto tengo la convicción de que Baleares será uno de los motores de la recuperación económica como ya hemos visto en 2021 y estamos viendo en 2022".

«Estamos hablando de una previsión de crecimiento para España que dobla la de la zona euro». La prioridad del Gobierno ahora mismo, asegura la ministra, es «dejar atrás cuanto antes esta situación de alta inflación». En ese sentido, recuerda que las previsiones indican una «senda descendente» que se va a iniciar en la segunda parte del año y que va a llevar a una reducción «muy intensa de la inflación», de forma que el año que viene «se vuelva a estar en torno a un 2 %» de inflación. En cualquier caso, subraya que el objetivo del plan de choque es acelerar ese proceso.

«Estamos en un momento de fuerte recuperación económica y la comunidad balear es un ejemplo de ello», señala Calviño para destacar que el año pasado las Islas «alcanzaron un crecimiento del 10 %, prácticamente doblando la media del país». Al respecto, la ministra ha ensalzado la labor desempeñada en el archipiélago al constatar que a pesar de que «fue una las comunidades más golpeadas por la pandemia ha sido también una de las que ha conseguido preservar el tejido productivo, el empleo y las rentas de las familias».

La ministra ha alabado asimismo la capacidad de las Islas a la hora de gestionar las partidas de ayuda para combatir la crisis económica, tanto la derivada de la pandemia como del conflicto bélico en Ucrania. «No todas las comunidades han podido hacer llegar esas ayudas a las empresas», señaló para destacar que, en ese sentido, «le he dado la enhorabuena a la presidenta Armengol porque Balears es un ejemplo, con más de 10.000 empresas y autónomos ya beneficiados con estas ayudas». Asimismo, se ha referido a la Conselleria de Fons Europeus como precisamente una de las claves para la gestión de los fondos europeos: «El hecho de que haya una conselleria de fondos europeos significa poner los recursos allí donde hay prioridad».

Calviño ha puesto además de ejemplo a Baleares en transición energética. «Es un ejemplo en despliegue de energía renovable y tiene que ser por tanto uno de los elementos tractores de este proceso de transformación en nuestro país», ha señalado para destacar la reciente inauguración en Lloseta de la primera planta de hidrógeno verde en España, un «proyecto pionero para tener aquí un hub de referencia en energías limpias y de futuro».

Asimismo, se ha referido al programa de reformas e inversiones, que contempla una partida de 140.000 millones «que vamos a movilizar en inversión pública en España para tener un efecto palanca sobre la versión privada». Al respecto, ha recordado que desde la aprobación del plan el pasado julio, en Balears se han puesto en marcha inversiones por más de 400 millones de euros y «enfocadas a la transformación verde y el turismo». Con respecto al programa de sostenibilidad turística en concreto, ha destacado algunos de los proyectos seleccionados, como la dotación de infraestructuras ciclistas en Mallorca, la restauración del Museu del Mar y la Pesca, la reducción de la contaminación de plástico en el puerto de Maó o la renovación del comercio en Santa Eulàlia y otros núcleos de las Islas.

Armengol, por su parte, ha destacado la «magnífica negociación» del Gobierno de España en Europa y ha puesto en valor la apuesta por el «diálogo social» en el contexto actual de incertidumbre y después de dos años de pandemia. «Estamos viviendo una legislatura delicada y compleja: ya no sabemos qué más puede pasarnos».