Las cadenas que operan en Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera afirman que ahora, de cara a Semana Santa, no hay problemas de personal, pero que sí los habrá en el momento en que toda la planta de alojamiento esté operativa a partir del próximo mes de mayo. | Josep Bagur Gomila

68

Las cadenas hoteleras que operan en Mallorca y resto de Islas se han encontrado en plena apertura de establecimientos que no cuentan con personal suficiente para cubrir toda su demanda laboral. La principal causa de ello son los elevados precios de los alquileres de pisos en todas las zonas turísticas de Balears, «lo que impide que los trabajadores de temporada que llegaban cada año por estas fechas, no puedan hacerlo por el alto coste de la vivienda», indican desde la patronal de las cadenas hoteleras. La solución más factible que barajan las empresas es comprar edificios de apartamentos y poder abaratar, con ello, el acceso a la vivienda de los trabajadores procedentes de la Península.

«En Semana Santa no hay problemas, pero sí los habrá para los meses de julio, agosto y septiembre. La preocupación es manifiesta, principalmente porque no se podrá dar la calidad adecuada en todos los servicios de atención a los clientes. Es por ello, que no quedará más remedio que adquirir apartamentos y vivienda para que puedan venir los trabajadores», señalan cadenas afectadas. Las federaciones hoteleras de Mallorca y Eivissa-Formentera están seriamente preocupadas por esta coyuntura. «En Balears tenemos un problema con el precio de la vivienda, que cada vez se encarece más y hay menos oferta disponible, lo cual resta atractivo a los trabajadores que vienen de fuera por los altos alquileres que deben pagar para poder vivir durante los meses que tienen de contrato», puntualizan las patronales.

Sindicatos

Los secretarios generales de las federaciones de Servicios de UGT y CCOO en las Islas, José García y Silvia Montejano, respectivamente, afirman que la situación se ha agravado este año «porque durante los dos años de pandemia los trabajadores que venían a trabajar a las Islas en el sector de la hostelería, han optado por enfocar su actividad en el comercio y la construcción». Los sindicatos entienden el problema al que se enfrentan los hoteleros «pero hay que evitar que las viviendas o apartamentos que se compren se conviertan en pisos patera, de ahí que el alquiler que ofrezcan los hoteleros a los empleados que vienen de fuera, como mínimo, tiene que ser digno y asumible sin contrapartidas», puntualiza José García.

Montejano incide en que la temporada de verano 2022 «estará marcada por la falta de trabajadores en el sector de la hostelería, pero las empresas que opten por facilitar alojamiento a sus empleados deben huir del hacinamiento». Tanto UGT como CCOO piden al Govern, Consell y ayuntamientos que apuesten en los planes de ordenación urbanísticos «por contar con un parque de viviendas sociales, ya que poco podemos hacer en un destino turístico si faltan trabajadores para atender a los turistas por los precios de los alquileres».

El apunte

La patronal alemana DRV afirma que hay un «gran problema en Mallorca»

El presidente de la patronal de los touroperadores alemanes DRV, Norbert Fiebig, anunció la pasada semana en Palma que la temporada turística «se puede ver enturbiada por la falta de trabajadores en los hoteles. Mallorca tiene un gran problema en este sentido». Fiebig se hace eco de la preocupación que los touroperadores alemanes tienen en estos momentos por esta causa. «La temporada será muy buena, pero por este problema se puede ver afectada de forma negativa la imagen de las Islas en los mercados europeos. Urge por ello solventar esta falta de trabajadores», apunta la DRV.

Punto de vista
Josep Pons Fraga

Sin alojamiento

Josep Pons Fraga

Abrir y mantener operativa la planta hotelera en Baleares exige contar con trabajadores que cubran todos los departamentos y servicios. No sólo recepcionistas, cocineros y camareros. Cada hotel es una pequeña gran ciudad que debe atender con diligencia y eficacia las demandas de los clientes. Dos son los factores que disuaden e impiden contratar la mano de obra necesaria: la dificultad de obtener una vivienda que reúna unas mínimas condiciones de habitabilidad a precios asequibles. Y también la estacionalidad, que desmotiva a quienes han de desplazarse expresamente para un puesto de trabajo de temporada. Los hoteleros se ven obligados a buscar alojamiento digno para cubrir las plantillas.

Las claves
  1. Afecta a todas las zonas turísticas

    Los hoteleros de las Islas afirman que la falta de trabajadores para la temporada alta es una cuestión que afecta a todas las zonas turísticas de Mallorca, Menorca, Eivissa y Formentera. Apuntan que la pandemia ha provocado «una fuga de trabajadores de hostelería a otros sectores y ello repercute en la hostelería».

  2. Faltan currículums en las empresas

    Las empresas hoteleras se están encontrando con que todas las campañas de contratación que realizan (jobs days) para el verano se encuentran con el mismo problema: no llegan currículums suficientes y, en su caso, quedan sin cubrir muchos puestos de trabajo en toda la cadena de servicio de los hoteles por falta de vacantes.

  3. Habtur no tiene problemas

    La patronal de alquiler turístico vacacional Habtur afirma que su sector, que engloba a unas 3.500 viviendas en las Islas, «no tiene el problema de los hoteleros, ya que nuestro sector está compuesto por empresas familiares que cubren las necesidades de los establecimientos y no tienen problemas ni a nivel laboral ni de servicios».