La administración autonómica se quita la mascarilla, salvo en determinados ámbitos. | Pere Bota

0

Sólo los centros de trabajo públicos del ámbito sanitario, sociosanitario y relacionado con el transporte deberán mantener la mascarilla a partir de este miércoles. El Govern ha decidido que el resto de los trabajadores de la administración autonómica no tendrán la obligación de llevar el cubrebocas, aunque sí se recomienda cuando no haya distancia de metro y medio entre ellos, no tengan mampara de seguridad o en los espacios comunes como son los accesos, las reuniones, los baños o las áreas de descanso, entre otros.

La consellera de Presidència, Funció Pública i Igualtat, Mercedes Garrido, ha confirmado que sólo aquellos que trabajen en centros sanitarios como ambulatorios o hospitales; o en sociosanitarios, donde hay que cuidar de personas vulnerables a la COVID; así como el transporte público deberán llevar la mascarilla. Así mismo seguirá siendo obligatoria en centros de día, servicios de prevención, centros de atención a la dependencia, farmacias o taxis y aviones.

El Govern ha agradecido la respuesta masiva de la población a la vacunación, un hecho que ha permitido llegar a este punto, lo que se ha tildado como «un éxito social». El Consejo de Ministros aprueba este martes el decreto ley que permitirá retirar la mascarilla en interiores a partir de su publicación, el miércoles, en el BOE.