Los grupos parlamentarios cerraron la negociación de la ley turística en la fase de ponencia y ahora comenzarán los trabajos en comisión.    | T. Ayuga

0

La moratoria de plazas turísticas incorporará una excepción: quedarán exentas 200 plazas de Mallorca, 100 plazas en Menorca y Eivissa y 50 en Formentera si se trata de establecimientos en edificios protegidos y que se ubiquen en el casco histórico de los municipios. Las fuentes consultadas aseguran que la medida está pensada para un establecimiento en trámite en Manacor. Més y Podemos votaron en contra de la enmienda de sus socios, pero el texto salió adelante porque el PP se abstuvo y facilitó con ello que se aprobara esta excepción.

Los grupos parlamentarios celebraron este jueves la última reunión de la ponencia que tramita la modificación de la ley de turismo. Se recogió la enmienda del PSIB, pero además se dio una situación paradójica porque los socialistas votaron en contra de una enmienda que habían presentado ellos mismos, pactada además con Més y Podemos. El voto en contra del PSIBhizo que no prosperara la propuesta.

La enmienda conjunta

Se trata de una enmienda que obliga a los establecimientos hoteleros a mantener al menos una plaza de recarga de coches eléctricos por cada diez plazas de aparcamiento. La propuesta parte de Podemos y el rechazo de los socialistas, que firmaron la enmienda, ha provocado un enorme malestar en la formación morada. Fuentes de Podemos aseguran que, mientras dure la tramitación, defenderán que se aprueben las enmiendas presentadas por su formación. Aseguran que todos los sectores económicos, incluido el turístico, deben sumarse a la ley de transición energética que establece que en 2030 el 70 % de la energía que se produzca debe partir de fuentes renovables. «Si la ciudadanía está poniendo placas solares en sus casas, los hoteleros no pueden ser menos porque además tenemos muchas ayudas en marcha para que esto sea posible», señalan.

Tampoco han salido adelante algunas enmiendas presentadas por Més ya que no cuentan con el apoyo del PSIB. Una de ellas apela a la necesidad de regular con más firmeza la modalidad de todo incluido para que no se pueda ofrecer con tanta facilidad en las Islas. La segunda enmienda de Més que el PSIBno apoya tiene que ver con la edad máxima para que los niños puedan alojarse en las habitaciones. Més quiere que la edad baje a 12 años ya que estas plazas de menores acompañantes no computan, pero los socialistas insisten en mantener el límite máximo en la edad actual, que es de 15 años.