La prensa holandesa, y también la de otros países, se hizo ayer amplio eco de la muerte del turista Mourad Lamrabatte, que era conocido por su paso por el equipo de fútbol del Vitesse. También practicaba kickboxing y era un gran deportista.

0

La autopsia practicada este viernes al cadáver de Mourad Lamrabatte, el turista holandés de 31 años que saltó desde un acantilado de las islas Malgrats cuando su mujer lo grababa, ha desvelado que el hombre murió ahogado y no por el impacto contra las rocas. Tal y como adelantó este jueves en primicia la web de Ultima Hora, los forenses han confirmado que los pulmones de infortunado se inundaron de agua tras hundirse quince metros, lo que confirma que no murió por el golpe. Mourad pasaba unos días de vacaciones en Mallorca con su mujer y sus dos hijos, el mayor de ellos de 4 años.

El jueves por la mañana alquilaron una lancha y se dirigieron a las islas Malgrats, en Santa Ponça (Calvià), donde él quería escalar un peligroso acantilado de 22 metros de altura, junto al mar. Su esposa grabó la secuencia del ascenso, al parecer retransmitiendo en directo desde una plataforma de internet, y el salto desde aquel precipicio. La caída, a gran velocidad, duró unos segundos y al turista le faltó un metro para no colisionar con las rocas, ya junto al mar, y rebotar dramáticamente.

Fallecimiento

Noticias relacionadas

El cuerpo se hundió hasta quince metros de profundidad, cerca de la barca desde la que grababa la mujer, y los GEAS (Grupo Especial de Actividades Subacuáticas) de la Guardia Civil rescataron el cadáver poco después. Tenía la cadera, un brazo y las piernas con heridas muy graves y los investigadores pensaron que la causa de la muerte era el impacto contra las rocas, previo a la caída al agua. Sin embargo, la autopsia reveló que Mourad aún vivía y murió ahogado. No se dio cuenta de nada porque había perdido el sentido. La Policía Judicial de la Guardia Civil, por su parte, ha intentado sin éxito tomar declaración a la viuda, que sigue en estado de shock y no reacciona. El fallecido era un exfutbolista del Vitesse y jugó en la temporada 2010-2011, donde debutó con el primer equipo. Ayer, en el club colgaron un mensaje de texto en su cuenta oficial: «Vitesse desea a la familia y amigos de Lamrabatte mucha fortaleza para sobrellevar la gran pérdida». Sus excompañeros declararon que estaban «consternados» por la trágica muerte.

Por su parte, la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, aseguró que el turismo de excesos «no es bienvenido» en Baleares, según informó la agencia Efe. «No es el modelo que queremos, ni deseamos ni nos merecemos como ciudadanía», afirmó la dirigente autonómica, que recordó el decreto aprobado, antes de la pandemia, en 2019, para «limitar» este tipo de turismo en tres zonas concretas como Magaluf y la Playa de Palma, en Mallorca, y Sant Antoni, en Ibiza. En cuanto a la campaña impulsada hace unas semanas y dirigida al turismo británico bajo el lema «Stick with your mates» (Quédate con tus compañeros), la presidenta autonómica matizó que es «muy positiva», tanto para el visitante que llega a las Islas como para entender «muy bien qué tipo de turismo queremos». La presidenta mostró su pesar por la muerte de las islas Malgrats y del turista de Magaluf.