Imagen de archivo de un 'beach club' de Ibiza. | Daniel Espinosa

8

El Pacte cerró este jueves la negociación de la ley turística sin apenas modificaciones con respecto al texto que se votó en ponencia, circunstancia que ha agravado el malestar de Podemos con el PSIB. Las tres formaciones de izquierdas presentaron varias enmiendas conjuntas inspiradas por Podemos en materia de energía y de inspección turística.

Sin embargo, el PSIB se ha desmarcado de sus socios y este jueves volvió a votar en contra de sus propias enmiendas. De esta manera la ley no incorpora la obligación de que los establecimientos tengan una plaza de recarga de vehículos por cada diez plazas de aparcamiento. Tampoco ha prosperado la enmienda conjunta para que aumente la plantilla de inspectores turísticos.

Més no ha conseguido que se apruebe una modificación del régimen de todo incluido para limitar esta modalidad y tampoco ha habido acuerdo en la izquierda para prohibir los ‘beach clubs’, otra propuesta presentada por Podemos.La comisión dio ayer carpetazo a la modificación de la ley turística, que muy probablemente se aprobará el día 31 de este mes.