MenorcaCoin impulsa una moneda digital para Menorca

| |

Valorar:
preload
Andreu Vargas, Joan Caules, Tomàs de Salort y Francesc Caules son los cuatro fundadores de este proyecto para que Menorca tenga una moneda local y digital.

Andreu Vargas, Joan Caules, Tomàs de Salort y Francesc Caules son los cuatro fundadores de este proyecto para que Menorca tenga una moneda local y digital.

10-10-2017

Se calcula que en España existen más de trescientas monedas locales o sociales, nacidas alrededor de la filosofía del intercambio de tiempo por trabajo, que han propiciado que se hayan consolidado iniciativas que permiten utilizar una moneda propia en una ciudad para hacer pagos que generan una mayor rotación de dinero entre los establecimientos adheridos y las personas. En este mismo sentido, el proyecto de MenorcaCoin, desarrollado por una empresa de Ciutadella, propone la creación de una moneda local y digital bautizada como MEC que permita cobrar y pagar al instante a través de una aplicación móvil.

Una propuesta innovadora basada en una tecnología ya existente conocida como Blockchain, la misma que utiliza la conocida BitCoin, que acredita seguridad y transparencia para este tipo de transacciones económicas.

El principal objetivo de este proyecto menorquín es precisamente asegurar que una parte del dinero que se gasta en Menorca, se quede en Menorca, y por lo tanto, refuerce la economía local. “La innovación respecto otras iniciativas similares es que conjuga una moneda local y al mismo tiempo digital”, explica Joan Caules, uno de los fundadores de la empresa. Sus promotores están convencidos que esta plataforma de pago supone una alternativa beneficiosa entre clientes y comercios a los sistemas tradicionales, afirma Caules. “Además de ahorrarse las típicas comisiones bancarias de los terminales del punto de venta, el MEC posibilita hacer micropagos o donaciones de muy poco importe en tiempo real para cualquier transacción, por pequeña que sea”, añade Caules.

Entre los objetivos de MenorcaCoin está que pueda existir una red extensa de negocios que se adhieran a su propuesta para hacerla más atractiva entre los particulares y que se puedan generar incluso descuentos por usar la moneda digital en la isla. “El precio de los artículos comprados no variaría porque el valor de un MEC sería el equivalente a un euro, pero luego ya dependería de cada restaurante o floristería para aplicar sus propias estrategias que hagan más atractivo su uso”, detalla Andreu Vargas, otro de sus fundadores. “También hay que sumar la facilidad de utilización del sistema y las posibilidad que facilita la aplicación, como por ejemplo consultar los comercios de la zona”, añade Vargas.

COMODIDAD. El convencimiento de MenorcaCoin es que la comodidad de no tener que llevar dinero físico encima y poder hacer el pago mediante el móvil, genera fidelidad con el establecimiento comercial que quiera participar. “En el caso de que el comercio quiera transformar aquellos MECs en euros, sí que implicaría el cobro de una pequeña comisión, aunque sigue siendo evitable el pago de comisiones si logramos que sus proveedores también acepten la misma moneda digital”, sentencia Joan Caules.

La empresa MenorcaCoin hizo la presentación pública de su proyecto a finales de abril de este año en la pasada edición de Innovem, la feria de iniciativas emprendedoras promovida por Joves Empresaris de Balears, y ha estado presente en otras citas como la Fira de Producte Local celebrada este mes de setiembre en Ciutadella. Será precisamente en esta ciudad donde arrancará en diciembre la prueba piloto tras haberse iniciado la campaña de captación de usuarios y comerciantes. En 2018 quieren expandir el proyecto a toda Menorca para apoyar al comercio dela isla y aumentar el número de usuarios. “Nos gustaría usar Menorca como lanzadera para poder ofrecer nuestro sistema a otras localidades. Su integración en todo el archipiélago balear sería un objetivo a cumplir que ayudaría exponencialmente, ya que se beneficiaría de una red de usuarios y comercios muy extensa”, concluye Joan Caules.