Objetivo: abrir las discotecas en Ibiza a partir de junio

| Ibiza |

Valorar:
La zona de Platja d’en Bossa, completamente desierta desde final de verano de 2019.

La zona de Platja d’en Bossa, completamente desierta desde final de verano de 2019.

Daniel Espinosa

La asociación Ocio de Ibiza, la patronal de ocio más importante de Eivissa que aglutina a un total de 38 negocios entre hoteles, restaurantes de playa y discotecas, ha pedido formalmente poder abrir las discotecas a partir del mes de junio ya que confía en que seguirá avanzando el ritmo de vacunación y se cumplirá el objetivo marcado por el Gobierno central y la UE de llegar al verano con el 70% de la población española vacunada.

Según explica el gerente de Ocio de Ibiza, José Luis Benítez, hace meses se habló con el Ejecutivo autonómico de establecer una mesa de trabajo para ver cómo se podría articular la desescalada en el sector del ocio, pero fue cuando llegó la tercera ola y se aplazó este encuentro. Finalmente, el sector del ocio y el Govern se reunieron hace dos semanas y fue entonces cuando Ocio de Ibiza presentó un completo plan de desescalada para poder abrir y así trabajar.

Con este protocolo, Ocio de Ibiza demuestra que “seguimos priorizando la salud ante todo porque no se trata de abrir a lo loco; se trata de prepararse de la mano del Govern para ver las posibilidades de abrir”, expresa Benítez. De hecho, en el documento presentado al Govern especifican que Ocio de Ibiza siempre se ha mostrado “contraria al turismo de masas y más que nunca estamos a favor de primar un turismo seguro y de calidad. Hoy por hoy, la seguridad sanitaria es un valor añadido fundamental si queremos colocar a Balears dentro de los corredores sanitarios seguros del Mediterráneo”. Destacan, además, que las medidas para abrir se tomarán en sintonía con el Govern.

LAS MEDIDAS. El plan de actuación contempla medidas específicas y genéricas. Entre las específicas destacan, por ejemplo, que el personal de cada entorno de ocio se someterá a un test de antígenos cada 72 horas con resultado negativo para poder acceder a su puesto de trabajo, además de haber sido formado en procedimientos y protocolos antiCOVID y en el uso de material de protección.

También contemplan la instalación de un filtro en la entrada de los locales, siguiendo la normativa antiCOVID. Señalan también que sería interesante que los clientes presenten un “documento COVID” que les permita el acceso al establecimiento, como por ejemplo, el digital green pass en regla y fecha o bien un documento que acredite que tiene anticuerpos por haber superado el virus. También contemplan la realización de PCR en origen o bien en el puerto o aeropuerto de Eivissa con una antigüedad menor a 72 horas previas a la entrada al establecimiento. Otra opción que contemplan es la realización de PCR o test de antígenos en un punto de extracción habilitado por la empresa homologada sanitaria para acceder al local.

Estas medidas específicas se complementarán con otras más genéricas, como las obligatorias de llevar mascarillas, la instalación de dispensadores de gel hidroalcohólico, la disponibilidad de mascarillas en las barras para los clientes que lo demanden, la limpieza continua de baños, así como la instalación de medidores de CO2 y de sistemas de filtrado y purificación del aire para recintos cerrados. Otro aspecto a tener en cuenta es que la venta de entradas para discotecas se hará de forma digital, a través de la web de cada establecimiento o plataformas especializadas.

Mediante este sistema, los clientes deberán rellenar un cuestionario que estará a disposición de las autoridades sanitarias. También contemplan un incremento en los controles de seguridad y sanitarios en las zonas de paso de entrada y salida para evitar contactos y aglomeraciones. “Somos empresas grandes y profesionales que llevamos mucho tiempo trabajando con grandes aforos y podemos controlar perfectamente los accesos y salidas y gestionar los espacios; se pueden crear, por ejemplo, zonas diferenciadas dentro de las discotecas para evitar aglomeraciones. Hay muchas opciones para trabajar en condiciones de seguridad”, expresa Benítez, quien valora la predisposición inicial del Govern para ahondar en cómo podrá abarcarse esta desescalada. En este sentido, recuerda las palabras del doctor Javier Arranz, quien en su última entrevista a ‘Periódico de Ibiza y Formentera’ se mostró receptivo en profundizar en ver cómo podrían abrir los establecimientos de ocio de Eivissa.

PREPARATIVOS.

Lo que sí dejó claro el gerente de Ocio de Ibiza al Govern es que se trata de empresas grandes (cada establecimiento de ocio mantiene una plantilla media de entre 15 y 25 personas), razón por la cual tienen que actuar con previsión. “No somos empresas que podamos abrir de un día para otro; hay un trabajo muy importante detrás. Necesitamos previsión. Por eso, nosotros decimos de abrir a partir de junio. Si el Govern acepta, se puede empezar a trabajar ya en base a eso”.

ALARGAR LA TEMPORADA.

Sobre si se han marcado una fecha límite o tope para saber si pueden abrir o no, el gerente de Ocio de Ibiza tiene claro que lo deseable es a partir de junio o mediados de julio. Ya para finales de julio “sería muy justo creo. Hay un horizonte a explotar también que es, ¿por qué no alargamos la temporada? Estamos hablando de que las discotecas son espacios cerrados, que no hay problemas por mal tiempo, luego octubre y noviembre son meses muy cálidos en Ibiza. Creo que sería viable, pero se tendrían que implicar hoteleros, administraciones, aerolíneas, restauradores… estamos en una época cambiante en la que mucha gente lleva dos años sin trabajar y, por tanto, creo que este año se puede hacer un esfuerzo real para alargar la temporada”, concluye.