Más concursos, más disoluciones, más empresas creadas

|

Valorar:
Hay 42.914 empresas de alta, 1.777 más que en el tercer trimestre de 2020, pero 1.431 menos que en el mismo periodo de 2019.

Hay 42.914 empresas de alta, 1.777 más que en el tercer trimestre de 2020, pero 1.431 menos que en el mismo periodo de 2019.

Jaume Morey

La buena temporada turística ha impulsado la reactivación económica. Junto a la construcción, son los motores de la recuperación en Balears. El consumo se ha disparado al eliminarse las restricciones y la inversión ha notado los primeros visos de repunte. Todo ello hace que crezca el empleo, que se ha recuperado en más de un 90% en comparación con los niveles prepandemia. Sin embargo, la crisis está “lejos de terminar”, en palabras del gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos.

Queda por ver cómo quedarán las empresas al finalizar las políticas extraordinarias de gasto y apoyo que se han fijado para poder superar la crisis, y todo hace pensar que una pequeña parte de ellas no podrá sobrevivir. Solo en lo que va de año, se han presentado 132 concursos de acreedores en Balears, un 45% más que en 2019, cuando fueron 91, y un 57% más que en 2020, cuando hubo 84. A finales de año acaba la moratoria concursal aprobada por el Gobierno y se prevé un gran aumento de los concursos.

No todas las empresas han podido superar las grandes dificultades que han supuesto las restricciones de la pandemia. Entre enero y septiembre de 2021 se han presentado en Balears 132 concursos de acreedores, según los datos de Informa. El incremento con respecto a 2019 es del 45%. En 2018 se presentaron 75 en el mismo periodo, fueron 91 en 2019 y 84 en 2020. Hay más concursos a pesar de que está en vigor una moratoria que elimina la obligación de solicitar concurso voluntario de acreedores y suspende la tramitación de solicitudes de concurso necesario presentadas por los acreedores.

Solo en el mes de septiembre, se presentaron en Balears 11 concursos: uno en el sector industrial, tres relacionados con la construcción y la inmobiliaria, uno con la hostelería, dos con la intermediación financiera, dos con los servicios empresariales, uno de otros servicios y otro sin determinar.

Los datos acumulados a nivel estatal señalan un incremento de los concursos de acreedores del 39%, con 4.348 en los primeros nueve meses de 2021 en comparación con los 3.116 del mismo periodo de 2019. Los sectores más afectados han sido la hostelería y la construcción y actividades inmobiliarias.

Los datos de Informa no se corresponden con los oficiales. Estos últimos no se han actualizado en todo el año 2021. Hasta el tercer trimestre del año 2020 se habían presentado en Balears 130 concursos según el Ibestat, y se cerró el año con 179. Los deudores concursados -incluye a empresas y personas físicas sin actividad empresarial- eran 130 en el tercer trimestre de 2020 y 179 al acabar el año.

También se disuelven más empresas que en 2019. Ha habido en las Islas 784 disoluciones en lo que llevamos de año, frente a las 799 de 2018, 715 de 2019 y 630 de 2020. A nivel estatal también se han producido más disoluciones este 2021 (20.173) que en 2019 (19.490).

La parte positiva es que también se han creado más empresas que en 2019, en concreto en Balears han sido 2.574 hasta septiembre, un 10,57% más que en 2019 (2.328). También el capital desembolsado este año (149,25 millones de euros) es superior al de hace dos años por estas fechas (134,07). A nivel estatal ocurre igual: 77.960 constituciones de sociedades este año frente a 71.988 en 2019. De hecho, las dos mayores empresas por capital que se han creado en septiembre en toda España son de Balears. Se trata de Melitherapy SL, radicada en Palma, con un capital de 32.468.433 euros, y Feim Menorca SL, de Maó, con 17.146.962 euros. Las dos se dedican a actividades de las sociedades holding.

Con todo, se han perdido muchos negocios. Los datos de demografía empresarial del tercer trimestre que ofrece el Ibestat indican que hay 42.914 empresas de alta en la Seguridad Social en las Islas. Son 1.777 más que en el tercer trimestre de 2020, pero 1.431 menos que en el tercer trimestre de 2019, cuando eran 44.345. Es decir, que todavía está un 3,2% por debajo del nivel previo a la crisis de la COVID-19.

Tampoco se han recuperado las cuentas de cotización, aunque están en proceso de recuperación. En septiembre de este año eran 57.130 en Balears, que son 1.651 más que en el mismo mes de 2020 (55.479) pero 3.840 menos que en 2019 (60.970). Es decir, que está un 6,3% por debajo de los niveles prepandemia.

A lo largo del próximo año, cuando se retiren las medidas extraordinarias que se han impuesto para contrarrestar la crisis provocada por la pandemia, se podrá empezar a vislumbrar el número real de empresas insolventes.

RIESGOS. Todo apunta a que lo peor de la crisis ya ha pasado y que desde el segundo trimestre de este año, la recuperación está en marcha. Sin embargo, siempre hay riesgos que pueden complicar la salida de la crisis. El más importante es el aumento de los precios de la electricidad y los combustibles, que repercute en una mayor inflación.

Otro de los riesgos tiene que ver con la escasez de materias primas y de todo tipo de importaciones, principalmente de China. Esta escasez hace subir los precios y puede afectar a la inversión, como ya está pasando en la construcción de nueva planta.
Asimismo, un potencial rebrote del virus también sería un paso atrás, aunque los expertos sanitarios ya han dejado claro que una sexta ola sería menos grave que las vividas hasta ahora dado que la mayoría de la población está vacunada.

Y también se señala como riesgo un potencial cierre del grifo del crédito, ya que se ha visto que en los últimos meses la concesión de deuda se está contrayendo. El gobernador del Banco de España ha afirmado esta semana que los efectos de esta crisis sobre el sector bancario y la estabilidad financiera se materializarán previsiblemente a medida que se eliminen las medidas de apoyo.

De hecho, a partir de marzo de 2022 empezarán a concluir las primeras moratorias de créditos para empresas y autónomos, momento en el cual podría aumentar la morosidad.