Turistas esperando taxi en el aeropuerto de Eivissa el mes pasado. | Marcelo Sastre

2

El alojamiento de alquiler se ha multiplicado en los últimos años en Balears, pero en 2022 ha perdido fuerza con respecto a 2019, el último año prepandemia. De enero a julio de 2022 pernoctaron en un alojamiento de alquiler un total de 1.152.748 turistas, que son un 6,43% menos que en 2019. Además, según los datos de Frontur recogidos por el Ibestat, durante el mes de julio estuvieron en un alojamiento de alquiler 332.717 turistas, que son un 14,21% menos que en el mismo periodo de 2019. Los turistas que han escogido hoteles y similares han disminuido en el cómputo global de enero a julio, pero aumentaron en el séptimo mes del año. Los turistas que se alojaron en hoteles y similares en julio fueron 2.061.478, que son un 3,38% más que en 2019. En cambio, los 6.071.382 visitantes que pernoctaron en hoteles y similares en los siete primeros meses son un 2,80% menos que en 2019.

Los hoteles y similares, así como el alquiler son considerados alojamientos de mercado. Los otros alojamientos de mercado han aumentado de forma importante tanto en julio como en el cómputo global de los siete primeros meses del año. En todo caso, solo han alojado a 64.835 visitantes en julio (+26,66%) y 293.347 (+58,20%) en el global de los siete primeros meses del año. Hay tres tipos de alojamiento de no mercado: vivienda en propiedad, vivienda de familiares o amigos y otros alojamientos de no mercado. En julio, los alojamientos de no mercado acogieron a 351.126 turistas, un 1,30% menos que en 2019. De enero a julio pernoctaron en alojamientos de no mercado 1.721.083 turistas, un 5,63% menos que en 2019.