The force established that the money belonged to a 91-year-old woman from the city of Halle, who was nursed in a re… https://t.co/45dMPinDoG | Twitter: @MetroUK

1

Un ciudadano alemán, Thomas Heller, compró un mueble de cocina por eBay por 240€. Hasta aquí todo normal, de hecho, Heller estaba muy contento con su compra porque había logrado una rebaja de 60€ del precio original.

La cosa comenzó a enredarse cuando se dispuso a limpiar la pieza y se encontró un sobre con una gran cantidad de dinero en efectivo en su interior. Ante al hallazgo acudió a la policía que, tras revisar el mueble, dieron con otro sobre que contenían más billetes. Ambos sumaban aproximadamente 150.000 euros, según explica La Vanguardia.

Según la ley alemana, conservar efectivo encontrado por valor de 10 euros o más es un delito penal y está clasificado como malversación de fondos. De modo que los infractores posiblemente se enfrentarían a hasta tres años de prisión.

Los agente investigaron la procedencia del mueble y concluyeron que pertenecía a una anciana que fue enviada a un asilo tras fallecer su marido, al desmantelar el hogar familiar su nieto le encargó a otra persona que vendiera esa pieza en su nombre.

Gracias a una cláusula llamada ‘del Buen Samaritano’, la buena actitud de Thomas podría tener recompensa ya que esa regla establece una tarifa por haber buscado a los dueños de aquella fortuna del tres por ciento del valor que devolvió, unos 4.500 euros.