El entrenador de la NBA, totalmente indignado con que este tipo de cosas sigan sucediendo en América. | Twitter: @warriors

0

La honda conmoción que ha causado el último asalto armado a un centro escolar en Estados Unidos se ha extendido con fuerza este miércoles, y algunos rostros dan buena muestra de ello. El tiroteo en un colegio de Texas que ha costado la vida a 21 personas, 19 niños y dos adultos según los balances preliminares, ha dejado rotas a numerosas familias en Uvalde.

Como consecuencia de lo sucedido el cargo electo por esa localidad, el republicano Tony Gonzales, se rompe de dolor en directo en una entrevista retransmitida por CBS. «Estamos dañando a Uvalde» afirma mientras no puede reprimir las lágrimas en televisión. El diputado por Texas representa el distrito donde tuvo lugar el ataque. «Los niños son lo más inocente que tenemos en nuestras vidas y debemos protegerlos con todo», afirmó con palabras entrecortadas.

En comparecencia de prensa reaccionó al trágico suceso el entrenador de los Golden State Warriors, Steve Kerr, y apenas podía articular las palabras poco después de conocer la noticia que marca hoy la actualidad en Estados Unidos y más allá. Su incomprensión cambia rápidamente hacia la furia cerca del minuto de grabación. El técnico de la NBA golpea la mesa y se pregunta con tono elevado de voz «¿cuándo vamos a hacer algo?» para que este tipo de acontecimientos no se produzcan más. Justo después se disculpa, aunque se confiesa «cansado» porque de vez en cuando una tragedia así golpee a la sociedad americana.

Algunas voces han recordado a Eva Mireles, la maestra asesinada en el colegio de Uvalde. En concreto, la periodista de ABC News compartía en Twitter declaraciones de su tía, quien se confesaba «furiosa de que estos tiroteos sigan, esos niños son inocentes, las armas de fuego no deberían estar tan al alcance de todo el mundo».

Más allá de esta voz afectada se ha pronunciado el gobernador de Texas, el también republicano Gregg Abbot, quien se ha mostrado en shock por el tiroteo en el centro educativo estadounidense. Sin embargo, algunos recuerdan que estas palabras son también la antesala de su participación esta misma semana en un acto de la popular Asociación Nacional del Rifle, con importante implantación en Texas, donde es legal portar armas en la calle sin licencia.