Imagen de archivo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. | E. P.

0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este sábado, tras conocer la decisión del Tribunal Constitucional, que "todos los demócratas" tienen la "obligación de respetar las decisiones de los tribunales", en un mensaje dirigido al presidente del Parlament, Roger Torrent, que ha convocado el pleno de investidura para el próximo martes con el expresidente Carles Puigdemont como candidato.

Este sábado, el Pleno del TC ha acordado por unanimidad, tras casi seis horas de reunión, que suspenderá la sesión del Parlament del próximo martes solo si dicha investidura se pretende hacer en ausencia del candidato de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont. Se dice además que debe acudir con autorización del juez.

Se trataría de una medida cautelar previa a admitir o no a trámite el recurso presentado por el Abogado del Estado contra dos actos concretos: el anuncio de investidura realizado el pasado día 22 por el presidente del Parlament y la posterior convocatoria de un Pleno de investidura el próximo martes para debatir la investidura del citado candidato en concreto.

"Todos los demócratas tenemos la obligación de respetar las decisiones de los Tribunales. El Gobierno de España seguirá cumpliendo, además, su deber de defender la Ley y los derechos de los catalanes y del conjunto de los españoles", ha escrito Mariano Rajoy en un mensaje en su cuenta de Twitter, que ha recogido Europa Press.

PONERSE A DISPOSICIÓN JUDICIAL ANTES DE IR AL PARLAMENT

Fuentes de Moncloa han celebrado esta noche que el Tribunal Constitucional "prohíba la celebración de un pleno fraudulento" para investir a Puigdemont como presidente de la Generalitat por delegación o por vía telemática.

Según las mismas fuentes, la decisión del Tribunal pone en valor el propio reglamento del parlamento de Cataluña frente al fraude que supondría la investidura a distancia.

El Gobierno considera que, tras su recurso, el TC ha "evitado esa burla a la ley, al propio Parlamento de Cataluña y al resto de grupos políticos, cuyos derechos serían claramente vulnerados con una investidura sin presencia del candidato".

Además, fuentes del Ejecutivo subrayan que si se presentara físicamente en el debate, en su decisión el TC dice textualmente: "no podrá procederse a la investidura del candidato sin la pertinente autorización judicial, aunque comparezca personalmente en la Cámara, si está vigente una orden judicial de busca y captura e ingreso en prisión".