La ministra de Sanidad española, Carolina Darias, junto a otros ministros de sanidad europeos. | OLIVIER HOSLET

0

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha aseverado este sábado que España sigue monitorizando los casos de COVID-19 «para proteger a la población» y que «estamos más cerca» del fin de la mascarilla en interiores, aunque sin precisar en qué momento se aprobará esta medida. Darias ha asegurado que España tiene «un altísimo nivel vacunal» en su población, situándose incluso por encima de los países de su entorno. Sobre el fin del uso de las mascarillas en interiores, la ministra de Sanidad ha dicho que «estamos más cerca pero ya llegará» y ha pedido seguir cumpliendo con las recomendaciones marcadas desde los organismos competentes que «llevan a la prudencia» porque «la prudencia nos va a permitir que sigamos avanzando».

Antes de acudir a la Feria del Queso de Villaluenga del Rosario (Cádiz), la ministra ha defendido que la nueva estrategia de vigilancia establecida por el Ministerio de Sanidad y las autoridades competentes para controlar el coronavirus en nuestro país, focaliza esa estrategia en los grupos con factores de vulnerabilidad como mayores de 65 años, personas inmunodeprimidas y embarazadas, así como en quienes trabajan en ámbitos de vulnerabilidad, como los sanitarios. A la pregunta de si la falta de test COVID a la población en general puede implicar que aparezca una séptima ola sin que las autoridades lo detecten, Darias ha dejado claro que «seguimos en evaluación continua de la enfermedad, monitorizando y en alerta para seguir protegiendo a la población y seguir salvando vidas».

Ha apuntado que la incidencia se ha estabilizado en España y se ha producido una consolidación de la ocupación hospitalaria, lo que implica que «seguimos avanzamos en la buena dirección». «Tenemos un altísimo nivel vacunal que no lo tiene ningún país del entorno», ha defendido, para acto seguido detallar que en España ya hay 39 millones de personas con pauta completa, 24 millones con dosis de refuerzo y el 92,5 % de los menores de 12 años ya tienen la pauta completa de la vacuna, unos datos que la han llevado a decir que «hemos hecho un buen trabajo y tenemos que seguir perseverando».