Los españoles consideran en un 77 % que su salud es buena o muy buena, frente a un 16 % que la califica de forma negativa. | Redacción Local

0

Más de dos años después del comienzo de la pandemia de COVID-19, no se han registrado cambios significativos por lo que respecta los hábitos saludables de la población, aunque sí parece que la crisis sanitaria ha tenido un mayor efecto sobre la salud mental, según se desprende del sondeo realizado por DYM para Ultima Hora con motivo del Día Mundial de la Salud, que se celebró el pasado jueves. La encuesta se ha realizado a nivel mundial en colaboración con WIN Internacional, de la que DYM es responsable en España, aunque se han estudiado también de forma específica los comportamientos de la población española.

Los españoles consideran en un 77 % que su salud es buena o muy buena, frente a un 16 % que la califica de forma negativa. Y hay un cierto equilibrio entre hombres (77,2 %) y mujeres (72,1 %). Algo que contrasta con la percepción a nivel global. Los varones se consideran más sanos (80 %) que las féminas (75 %). Llama la atención que el continente africano sea el lugar donde la gente se percibe como más sana, un 90 %, lo que contrasta con países como Chile (57 %) o Polonia (55 %). Por lo que respecta a la salud mental, un 33,8 % de las mujeres españolas asegura que lo sufre, mucho, muy frecuente o moderadamente, frente a un 18,9 % de los hombres. Esta patología se ha incrementado a nivel mundial en un 31 % en 2020 y en un 33 % en 2021. En cuanto a los hábitos saludables, un 59,9 % de los ciudadanos españoles varones y un 51 % de las mujeres responden que hacen ejercicio físico con frecuencia. De este modo, la media de las personas que hacen ejercicio es un 57 %.

Adicciones

En cuanto a costumbres que repercuten negativamente, las personas que fuman con frecuencia han experimentado un retroceso desde 2019, desde el 28 al 25 %. Por sexos, es ligeramente superior el porcentaje de las mujeres que fuman con frecuencia, un 24,6 % frente al 24,2 % de los hombres. La media nacional de fumadores frecuentes en nuestro país se sitúa en el 24 % frente al 66 % de quienes lo hacen de forma ocasional o nunca. También en el campo de aquello que repercute negativamente, es muy superior el porcentaje de personas que consumen alcohol de forma esporádica o nunca, un 53 % de media, frente al 17 % de quienes lo hacen con asiduidad y frecuencia. En este caso es mayor el porcentaje de los hombres, un 28,7 %, frente a un 12,4 % de las mujeres.

De acuerdo con la Organización mundial de la Salud (OMS) existe una gran desigualdad por lo que se refiere al acceso a los servicios sanitarios en el mundo y a los hábitos saludables de las diferentes poblaciones, todo ello condicionado por el estamento socio-económico y las circunstancias particulares del lugar de nacimiento. Aún así, el estado de la persona puede mejorar o empeorar en función de hábitos individuales. A este respecto, el 67 % de la población mundial encuestada asegura mantener una nutrición diaria equilibrada y saludable, en su mayor parte mujeres. Son las generaciones de mayor edad las que muestran una tendencia mayor a una alimentación sana. Los mayores de 65 años en un 76% y los que tienen edades comprendidas entre los 55 y 64 años en un 69 %

Caption

África y Asia Pacífico son las regiones del mundo con una alimentación más equilibrada (86 y 70 % respectivamente), ocupando las primeras posiciones países como Vietnam (91 %), Filipinas (87 %) o Nigeria (83 %). De forma similar a los registros del año anterior, el 40 % de las personas encuestadas a nivel global asegura hacer ejercicio de forma constante, presentando los hombres una mayor tendencia que las mujeres, un 43 % frente e un 37 %.

Ejercicio físico

Además, los individuos con un mayor nivel educativo son los que tienden a hacer más deporte (54 %). Por países, la India (64 %), Finlandia (59 %) y Paraguay (56 %) son los que mayor número de personas declaran ejercitarse de forma regular. A nivel mundial, las mujeres son las más afectadas por el estrés en el contexto de la pandemia. Un 38 % de las féminas afirma padecer esta patología a nivel mundial, que también afecta a las personas con menores niveles de renta (37 %) y estudiantes (40 %). Europa es uno de los territorios donde más se nota el incremento de esta enfermedad, con un porcentaje del 42 %.

La pandemia de la COVID-19 incide más sobre la salud mental

El hábito del tabaco solo es ocasional o nulo en un 74 % de los encuestados a nivel mundial, y son los hombres (22 %) lo que tienen una mayor tendencia frente a las mujeres (13 %). Es    curioso que se dé la misma proporción de fumadores entre quienes trabajan a tiempo completo y los que se encuentran en una situación de desempleo. Grecia, Palestina y Turquía son los países con un mayor porcentaje de personas adictas (37 %, 36 % y 34 %, respectivamente). Finalmente, en cuanto al consumo indiscriminado de alcohol, asociado a múltiples enfermedades, muchas de ellas crónicas, sigue siendo una práctica ampliamente extendida en algunos países, como por ejemplo Japón (46 %). La proporción de consumidores varones (20 %) casi dobla a la de las mujeres (11 %).