Editorial

Un acuerdo histórico para repartir los PIOS

Valorar:

El presidente del Consell d’Eivissa, Vicent Marí, alcanzó ayer un acuerdo histórico con los cinco alcaldes ibicencos sobre los criterios de reparto del antiguo Plan Insular de Obras y Servicios (PIOS), ahora rebautizado como Pla 5. El alcalde de Ibiza, el socialista Rafael Ruiz, se había mostrado beligerante tras la primera propuesta del presidente del Consell porque consideraba desproporcionado que el criterio de población pesara un 55 % y el de superficie, un 45 %. Había anunciado que este porcentaje debía crecer, al menos, hasta un 70 %. Finalmente, hubo cesiones de todas las partes y acuerdo para que el importe del Pla 5 se distribuya en función de la población (62,5 %) y el territorio (37,5 %).

Vila mejora ligeramente y el resto, empeora.
El cambio, el criterio de reparto supone que el Ayuntamiento de Eivissa incrementa ligeramente la cantidad de fondos a recibir respecto a la propuesta inicial del 7 de enero (130.808,17 €). Y, al tratarse de una operación de las que se conocen como de suma cero, Santa Eulària(-53.290,11 €), Sant Josep (-38.376,18 €), Sant Antoni(-36.931,47 €) y Sant Joan (-5.839,92 €) ingresarán menos de lo previsto inicialmente. Se trata de cantidades poco significativas, máxime si se tiene en cuenta que en el reparto de 2019 los ayuntamientos recibieron solo 100.000 euros cada uno, cifra que es ampliamente superada en esta propuesta. El acuerdo alcanzado ayer también supone zanjar los debates sobre la aportación del Consell a la Ley de Capitalidad, finalmente incluida en la propuesta, las aportaciones municipales al servicio de bomberos y el factor corrector para que Sant Josep, Sant Antoni y Santa Eulària reciban la misma cantidad per capita.

Los alcaldes, moderadamente satisfechos.
El hecho de que haya alcaldes de los dos principales partidos, incluido el de Sant Josep en su doble condición de también secretario general de la FSE, y de que hayan expresado que están moderadamente satisfechos hace presuponer que Ibiza tendrá un sistema transparente que perdurará en el tiempo para el reparto de los fondos de cooperación municipal, al igual que hace años que tienen en Mallorca y en Menorca.