Editorial

Previsiones esperanzadoras para mayo

Ibiza |

Valorar:

De las declaraciones del ministro de Sanidad, Salvador Illa, y de la farmacéutica AstraZeneca, así como otras informaciones sobre la evolución del desarrollo de las vacunas, se deduce que dentro del primer semestre del año que viene se ha de producir un punto de inflexión en nuestra convivencia con el coronavirus. El director del área de Investigación y Desarrollo de Oncología de AstraZeneca, el español Josep Baselga, vaticinó ayer que, gracias a la efectividad de su vacuna, «el próximo verano será relativamente normal» después de un invierno «horroroso». No podemos lanzar las campanas al vuelo, ya que no será el primer vaticinio de este tipo que no se cumple, pero las previsiones suponen un soplo de aire fresco que permiten aspirar a una cierta normalidad de cara a la próxima temporada turística.

Las discotecas, clave.
Lamentablemente, de ambos vaticinios no se puede concluir que la normalidad relativa suponga la apertura de las discotecas y la celebración de eventos multitudinarios, una de las claves para que la isla de Ibiza pueda recuperar el pulso económico. Según aseguró ayer el gerente de la asociación del Ocio, José Luis Benítez, los empresarios del sector son conscientes de que serán los últimos en poder abrir y al mismo tiempo confían en poder hacerlo durante la próxima campaña. De hecho, manejan poder recuperar la actividad en el mes de junio. Sería una excelente noticia.

Control de los aeropuertos y puertos.
La necesaria vacunación masiva a la que será sometida la población mundial no obsta para que las autoridades sigan sin poner el foco en uno de los problemas de la pasada temporada: el control en los puertos y aeropuertos de Baleares. Reclamamos que la Comunidad Autónoma se ponga a trabajar de forma urgente en el diseño de un plan realista y efectivo que permita no solo evitar que el virus se reintroduzca en las Pitiusas cuando hayamos reducido el elevado número de contagios actuales, sino también enviar un mensaje de confianza a los mercados para que la industria turística se ponga a trabajar en la planificación de la futura campaña.