0

Este periódico informaba este miércoles en exclusiva que la Oficina Anticorrupción vio graves irregularidades en el contrato impulsado por el gobierno de PSOE y Podemos a la entidad Amadiba. Este órgano cuestiona que la contratación fue verbal y que se produjo un fraccionamiento ilícito de los contratos. También destaca que se intentó eludir los requisitos de publicidad o los relativos al procedimiento de adjudicación.

Jurado, la responsable

Durante la pasada legislatura quedó constatado que el departamento de Acció Social que dirigía Lydia Jurado, de Podemos, era un auténtico desastre. Se fueron conociendo algunos detalles como el pago retrasado a las entidades sociales, pero este asunto de Amadiba es más grave de lo que parece. Y hay que apuntar que Amadiba también es una víctima de la mala gestión de las dirigentes de Podemos en el Consell d’Eivissa, que se saltaron las más elementales normas administrativas para adjudicar el contrato a esta entidad social. Conviene recordar que Amadiba reclama en estos momentos algo más de dos millones al Consell d’Eivissa para cobrar unos servicios prestados que no estaban avalados con el correspondiente expediente administrativo.

Un tema de gran gravedad

Tras conocer el informe de Anticorrupción solo cabe que PSOE y Podemos expliquen los detalles de este desafortunado asunto, pero sorprendentemente no ha sido puesto en manos de la Fiscalía Anticorrupción pese a que la cuantía de los contratos multiplica por diez el contrato de «La vida Islados», que sí investigan los fiscales. Los portavoces de PSOE    y Podemos que se escandalizaban por un contrato que sí tenía expediente administrativo deberían ahora intentar aclarar las irregularidades detectadas con Amadiba. No se puede pedir transparencia y luego esconderse ante este clamoroso caso de mala gestión, como ha dejado muy claro Anticorrupción.