0

Es realmente absurdo que algunos asuntos puedan acabar siendo objeto de debate en un pleno municipal. Es lo que ocurrió en Sant Antoni durante un debate promotivo por Podemos para rechazar que se conceda una langosta como premio en la travesía a nado que se retoma este verano en el municipio portmayí. Evidentemente no es un asunto que pueda preocupar demasiado a los ciudadanos de Sant Antoni, pero lo peor es que Podemos amenaza con llevar este debate al próximo pleno. ¿Se han acabado las ideas?

Precarización en las instituciones públicas y exigencias a los empresarios

Cuando se debatía la reforma laboral que aprobó el Gobierno el presidente de la CEOE ya advertía que resultaba sorprendente que se exigiese a las empresas formalizar contratos fijos mientras en la administraciones existía un nivel de empleo temporal superior al de las empresa. Es lo que ocurre en Vila, donde el 40 por ciento de los casi 500 trabajadores son temporales. Mientras se exige a los empresarios optar por contratos indefinidos las administraciones públicas tienen sus propias regulaciones, contrarias a las que ellos mismas imponen.