Cruzar los dedos

|

Valorar:

El gesto escogido por Ibiza Inclusion Fashion Day para apoyar la integración de todas las personas en la sociedad no podía ser más evocador: cruzar los dedos uniendo las manos y elevándolas, para demostrar que es así, imitando a una mariposa cuando alza el vuelo, como se empiezan a cumplir los sueños.

Cuando Enrique Villena y Emma Torres me involucraron en este proyecto, creo que ninguno éramos conscientes de lo que iba a cambiarnos. La crisálida ha estallado estos días para que surquemos juntos muchos cielos. Este artículo tiene sus nombres porque juntos han puesto de manifiesto que son mucho más que dos modelos, que dos profesionales de la docencia y de la gestión inmobiliaria y muchísimo más que dos caras bonitas.

Conocerlos, sentir su emoción, su generosidad y su entrega ha sido un regalo tan grande que, como decía nuestra amiga y compañera Cristina Escudero, «no podremos olvidarlo nunca». Trabajar con personas con distintas capacidades, colarnos en sus sonrisas, en su ilusión, abrazarlas retando al coronavirus y aplaudirlas mientras desfilaban, nos ha quitado esa venda invisible que nos cubría los ojos impidiéndonos verlas por dentro. Las lágrimas sirven para limpiar los ojos del ruido y de los prejuicios que se nos cuelan con los años y fueron muchas lo que nos provocaron Aira y Abril, acompañadas por su maravillosa hermana Martina: mares de sal que nos quemaron las pestañas para que aprendiésemos a mirarlas de verdad, tal y como son. Ellas, que tienen bonitos no solamente los nombres sino también las almas, son niñas llenas de vida, alegres, cariñosas y que irradian luz, que nos sonrieron para demostrarnos que las barreras se las ponemos nosotros, porque si las dejamos pueden seguir empujando tabúes y sorteando pasarelas. ¡Ojalá el año tuviese más meses como Abril y más veranos como Aira, porque así el mundo sería más bonito!
La presidenta de la Asociación de Deportistas con Discapacidad de Ibiza y Formentera (Addif), Myrian Martín, a la que van destinados los más de 10.000 euros que logramos recaudar entre todos, miraba orgullosa junto con Carmen Villena a su gran familia. ¿Quién mejor que ellas para saber que si Adrián, Sete, Jennifer, Sara, Mónica, Moisés, Marc, Pepe, Antonio, Marina, Neus y José son cada día capaces de nadar, de jugar a la petanca o de practicar atletismo, un desfile de moda profesional no sería ningún obstáculo para ellos? ¡Gracias a todos por vuestra profesionalidad y por sacarnos tantos sentimientos que llevábamos colgados sin saber ponerles nombre!

Lo precioso y lo mágico de Ibiza Inclusion Fashion Day fue que a su lado vimos a Marián Ávila, una modelo con síndrome de Down demostrando que se puede saltar hasta las principales citas internacionales con la moda independientemente de los cromosomas; que aprendimos que quienes sufren acoso escolar de pequeños pueden convertirse en modelos internacionales como Krys Pasiecznik; o que las curvas cobran fuerza cuando se visten de belleza como la de Raquel Villadiego. Entre ellos las sonrisas de Emma, la libertad de Enrique, la dulzura serena de Ingrida y la fuerza de Delfina, de Nadal o de Rita, nos demostraron que la transexualidad o, simplemente, la identidad o la talla las escogemos nosotros para ser más felices y que nunca tienen que suponer un problema para que los demás nos permitan seguir siéndolo. A Javier, quien perdió una pierna en un accidente, este desfile le ha dado una sorpresa más: encontrar patrocinadores que apoyen su carrera como triatleta, un gesto que a quienes lo vivimos de cerca nos hizo de nuevo bañarnos en llanto.

El orgullo de Monika Maxim Ibiza, de los diseñadores de Etikology, de Trinidades Ibiza, de Alfonso Sánchez, de S72 Hat, de Espardenyes Torres, de Dolors Miró, de David y Sonia de Orígens Pomar y de Lina Rojas al verles lucir sus prendas, llenaba el Recinto Ferial de Ibiza casi tanto como las 900 personas que lo abarrotaron. Porque todos, «aunque nos falten dedos» como argüía con una sonrisa la maravillosa Irene Villa en su presentación, sabemos hacer bien las cosas... Solamente es preciso querer hacerlo.

Gracias de corazón a todas las instituciones y empresas que creísteis como yo en estos locos soñadores que nos han permitido ver un mundo más bonito: un mundo en el que sonreímos, contamos, sumamos y desfilamos todos. #IbizaInclusion

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.