Opinión / Jorge Montojo

Iconoclastas

|

Valorar:

A lo largo de la historia siempre ha habido fanáticos iconoclastas pero, hoy en día, el derribo de estatuas se ha vuelto algo compulsivo. Bastan unas nociones demagógicas del pasado –abundan los cursos de «Aprenda historia universal en cinco minutos»—, para tornarse un intolerante patológico en busca de revancha histórica.

Es la característica esencial, junto al mal humor y peor vino, de esos que se muestran perpetuamente ofendidos y desean borrar las huellas del pasado. Los tristes cabestros no quieren darse cuenta que son manipulados (la tensión interesa a los cainitas de siempre, ya sean neo-marxistas, neo-puritanos o neo-abstemios) y salen en estampida a derribar los ídolos antiguos, de Cristóbal Colón a Gandhi, de Churchill a Fray Junípero Serra.

El autor de La Caída del Imperio Romano, Edgard Gibbon, definía a la Historia como el registro de los crímenes, locuras e infortunio de la humanidad. Pero hay que conocerla para aprender de los errores, pues el pasado no puede cambiarse; tampoco ser valorado exclusivamente con criterios de actualidad. El revisionismo histórico, si quiere hacer justicia, debe tener en cuenta las diferentes épocas.

Pero, vistos los tiempos iconoclastas que vivimos, solo sobrevivirán el arte abstracto, las estatuas de Mickey Mouse o unos inofensivos camellos deambulando por el desierto; o tal vez se imponga el sunnyata, el culto al vacío como gozo eterno que se da en extremo oriente. (También regresa la censura: el arte debe tener mensaje políticamente correcto y la literatura actuar como propaganda. ¿Lo que el viento se llevó? El criterio personal).

Ahora bien, puestos a destruir, los airados manifestantes podrían empezar por los espantos escultóricos que decoran tantas rotondas.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Gall
Hace 6 meses

Para nuestros gobernantes de la izquierda actuales es como si la historia de España del año 1936 al 2020 hubiera desaparecido, como si esta parte de la historia se hubiera esfumado o la explicaran a su manera, los millones de muertos de la guerra civil es como si no existieran, solo algunos de los dirigentes "rojos" , ya no hablo de bandos ya que de unos se podría hacer tea para quemar a los otros, hablo de la falta de memoria de la falta de empatía para todos los ciudadanos ya que si no recuerdo mal gane quien gane tendría que gobernar y hacer cumplir la leyes para todos igualmente, pero por desgracia la democracia solo sirve para enfrentar y causar el mayor daño posible al otro.

Valoración:menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1