Una mujer utiliza su ordenador. | StartupStock

0

Medios de comunicación como El Salto o La Marea denunciaron recientemente ciberataques que afectaron a sus páginas web. Todo apunta a que el ciberataque se trataba de un ataque DDoS muy agresivo.

Antes de analizar el ataque contra estos medios de comunicación, ¿sabemos en qué consiste un ataque DDoS? En este tipo de ataque se realizan peticiones al mismo tiempo y hacia un mismo servicio empleando un gran número de ordenadores o direcciones IP. Los ordenadores que realizan este ataque son reclutados mediante la infección de un malware, convirtiéndose en bots o zombis. Tal y como señala la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), un ataque DDoS es más difícil de detectar, ya que el número de peticiones proviene desde diferentes IP’s y el administrador no puede bloquear la IP que está realizando las peticiones.

¿Podría haberse evitado este incidente? Esa es la pregunta que se hace la gran mayoría de los trabajadores y usuarios cuando ven que la página web ha caído por un ataque DDoS. La respuesta es muy simple: ¡Sí, se podría haber evitado! La solución pasa por darle importancia a la ciberseguridad, esa gran olvidada por parte de algunas empresas (cada vez menos debido a las consecuencias negativas que tiene si no la cuidamos).

Los ataques de denegación de servicio pueden afectar a cualquier persona física o jurídica. Nadie está a salvo de este tipo de ataque, pero las consecuencias (negativas) no serán las mismas si hemos tomado las medidas de protección adecuadas. En caso de haber llevado a cabo medidas, las consecuencias del ataque no serán tan grandes, pero en caso de que no adoptemos medidas el ataque puede dejar inoperativa esa web durante mucho tiempo.