Vehículos en el puerto de Ibiza embarcando hacia Formentera. | Daniel Espinosa - Archivo

4

Anoche se celebró la segunda sesión del Consell de Entidades de Formentera de forma telemática para decidir las medidas a implementar en este año 2022 en el programa formentera.eco de regulación de entrada y circulación de vehículos en Formentera.

En la sesión anterior se apuntó por parte del Consell Insular que había bajado la estancia mínima de turistas a tres o cuatro días, cuando anteriormente era de siete días y también se destacó que el 40% de las reservas de vehículos había sido para un solo día. Ambos motivos han generado que los visitantes incrementaran su movilidad para poder visitar toda la isla, lo que había contribuido a que la sensación de saturación haya sido la misma o peor que en años anteriores a la aplicación de la norma.

Para corregir la situación, la institución puso sobre la mesa tres propuestas a valorar por las entidades que finalmente de forma prácticamente unánime optaron en sus votaciones por aplicar una ampliación en el calendario de aplicación de la regulación, que se iniciará el 15 de junio, para incluir el puente de Sant Joan y hasta el 15 de septiembre, incluyendo así dos semanas más de regulación.

Por otra parte, se votó triplicar la actual tasa que pagan los vehículos, hasta los tres euros diarios por coche y 1,50 euros por moto, con un mínimo de 15 euros para los turismos y 7,5 euros para las motos, como «forma de penalizar a los visitantes de un solo día e incentivar estancias más largas», según apuntó el conseller insular de Movilidad, Rafa González.

Malestar en los Rent a Car

La gerente de PIMEF, Lidia Álvarez, quiso manifestar en nombre del sector de alquiler de vehículos, que cuenta con 43 empresas en la isla, el malestar de los asociados por «tener que seguir reduciendo sus flotas, a pesar de haber quedado demostrado que ellos no son el problema». Álvarez añadió que estas medidas han implicado despidos entre los trabajadores del sector y pidió a las entidades votantes que «piensen los mismo antes de votar, que si tuviesen que votar que se retiren camas de los hoteles o zapatos de las zapaterías».

Las dos medidas que finalmente se llevaran al pleno de este mes de enero para ser aprobadas, fueron votadas por un total de 17 entidades de la isla, aunque alguna de las cuales de muy poca o nula representación al no contar con masa social.

La única entidad que se abstuvo fue la APIMA del Colegio Virgen Milagrosa, ya que en voz de su representante José Ramón Mateos: «No son medidas disuasorias, son medidas recaudatorias que en ningún caso van a solucionar el problema de saturación».