Antena de telefonía móvil.

0

El altiplano del Pilar de la Mola es el extremo más alejado del puerto y situado a mayor altura de la isla de Formentera. Si habitualmente se habla de triple insularidad en referencia a la pitiusa del sur, en la Mola se suele bromear con la «cuádruple insularidad».

El pasado miércoles a las 06.00 horas, Movistar, Vodafone y Orange volvieron a dejar sin servicio a sus usuarios de la Mola hasta ayer sobre las 14.00 horas. Un total de 32 horas «incomunicados» que se producían después de que el jueves de la pasada semana se produjese la misma situación, que no se restableció hasta el domingo por la tarde, 54 horas después. El motivo es, la avería de una antena de Orange que se encuentra en el núcleo urbano del Pilar de la Mola y que da servicio también a las otras dos compañías competidoras. Esta misma avería se repitió el pasado mes de noviembre, dejando durante otros tres días a los clientes sin servicio.

Indignación
La mayor concentración humana de la Mola se produce cada día a la entrada y salida de los alumnos del colegio. En estos días no se ha hablado de otra cosa entre las familias. Cada uno contaba la situación según sus circunstancias y necesidades, pero la indignación y el enfado era la tónica general.
Jordi Masclans es el propietario de una pequeña startup con sede en la Mola, pero que actúa a nivel nacional y en estos días «he tenido que desplazarme a cafeterías de Sant Francesc o Sant Ferran donde ofrecen wifi para poder atender las demandas del trabajo, con la incomodidad que eso supone».
Pau, el propietario del Bar Can Toni, explica que «los clientes venían al bar para intentar conectarse al wifi, al estar incomunicados en sus casas y el enfado era generalizado».

Laura Juan es la propietaria del supermercado Avenida, donde la afección ha sido menor: «Por fortuna, en el supermercado tenemos fibra y por tanto internet a funcionado, únicamente un TPV móvil ha estado sin dar servició, pero con otro que se conecta al wifi de la fibra lo hemos podido solucionar». Laura fue testigo del tema que ha centrado todas las conversaciones de los últimos días: «Los clientes no hablaban de otra cosa, incluso se quedaban a la puerta del supermercado a explicar sus experiencias».

Sin radio
La emisora local, Formentera Ràdio, tiene su estudio central en la Mola y desde allí genera la programación regular y los informativos, cuya señal se envía por tecnología IP, usando internet hasta el centro emisor en Sant Francesc. En estos días no han podido emitir en directo al no disponer de servicio y debían grabar previamente la emisión y trasladar el archivo hasta la capital de la isla. Lo más cómico es que para poder dar aviso de la avería había que coger el coche y desplazarse hasta algún punto del trayecto entre la Mola y es Caló en el que otra antena diera servicio.

Diversos post en las redes sociales de vecinos afectados proponen la organización de una especie de plataforma para poner en marcha una denuncia colectiva por parte de los afectados con el objetivo de «evitar que las operadoras nos sigan ninguneando y dejando tirados sin que esto tenga ninguna consecuencia», explicó ayer Joan Costa en las redes.