Ana Juan presidenta del Consell de Formentera. | Archivo

1

El Consell de Formentera ha recordado que el próximo domingo 1 de mayo entrará en vigor la ordenanza de ruidos y vibraciones que prohíbe la realización de obras que puedan ocasionar molestias en núcleos urbanos o zonas turísticas.

Según ha informado la institución insular, entre el 1 de mayo y el 15 de octubre, en zonas turísticas o urbanas solo se podrán ejecutar obras que no ocasionen molestias como ruidos y vibraciones que normalmente suponen las excavaciones y construcciones de estructuras.

Para asegurar el cumplimiento de la normativa, el Consell ha asegurado que reforzará las inspecciones a través de la Policía Local.

Según ha explicado también, sí podrán ejecutarse obras menores o interiores que no ocasionen molestias a los vecinos, así como otros trabajos de reparación de averías en conducciones u obras urgentes que no puedan retrasarse.

Para ejecutarlas, previamente deberá presentarse una solicitud previa en el Consell que analizará, caso por caso, cada petición.