La delegada de la Aemet, María José Guerrero. | P. Pellicer

0

«Decimos adiós a un verano que ha sido el más cálido desde que existen registros en Mallorca y en Formentera y el segundo en Menorca e Ibiza», ha asegurado este lunes la delegada territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Baleares, María José Guerrero, que ha destacado que se ha registrado la temperatura más alta alcanzada nunca en las islas con 44,5 grados en Formentera y en Montuïri, el 13 de agosto, según recoge Efe. Guerrero ha explicado en una rueda de balance de la estación que acaba y previsión de la que comienza que este «verano atípico, anormalmente cálido, da paso a un otoño que, según los modelos, se espera que sea cálido y con precipitaciones normales», para una estación que es en la que más llueve en Baleares, en torno a 219 l/m².

En conjunto, el año está siendo cálido, con 1,5 grados por encima de lo normal, y seco con un 35 % menos lluvia de lo habitual y 203 l/m². La responsable de la Aemet ha resumido que ha habido 3 olas de calor en Mallorca y 2 en Ibiza, un valor medio de 26,2 °C, se ha alcanzado una temperatura «nunca antes medida antes en Baleares» con esos 44,5 °C y valores de temperaturas máximas y mínimas altas que han batido récords absolutos. Ha habido anomalías de alrededor de 2 grados por encima de la media en junio, en julio y en agosto, y «como colofón», la primera quincena de septiembre ha sido extremadamente cálida, con 4 grados por encima de la media, cuando es el mes en el que «normalmente empiezan a suavizarse las temperaturas, con récords y sucesión de noches tropicales y tórridas».

Se han alcanzado valores de temperatura máximas y de mínimas altas que han batido récord ya no solo en los meses de verano sino récord absoluto que no se habían registrado nunca antes, con 24,8 °C en Lluc (el dato más elevado desde que hay datos en 1942), en Portopí con 27,8 °C (dese 1978), en el Puerto de Pollença con 26,9 °C (desde 1951) y Formentera con 27,6 °C (datos desde 1980). El mes más cálido fue junio, con una media de 24,6 °C, y una anomalía de 2,9 grados, seguido de agosto con 27,3 °C, y anomalía de 2,3; y julio con 26,8 °C, y 2,1 por encima de lo normal. La primera quincena de septiembre ha sido extremadamente cálida con 27,1 °C, de media y una anomalía de 4 grados. Ha aumentado el número de noches tropicales (cuando la mínima no baja de 20 °C) y tórridas (por encima de 25 °C). Destaca la estación de Portopí, con 34 noches tórridas siete veces más de lo normal y el triple ne Ibiza y en Menorca.

Las mínimas también han sido altas. En Banyalbufar se alcanzó el récord de la de estación con una noche en la que la temperatura no bajó de 30,3 °C. En Menorca, en la primera quincena de septiembre, la mínima quedó en 28,8 °C en el aeropuerto, que es récord absoluto, nunca se había vivido una noche tan cálida como esa en 57 años de registro. <«Podríamos estar hablando de récords y récords que se han ido batiendo en prácticamente todas las estaciones de Baleares», ha resumido Guerrero. El otoño empezará el viernes a las 3:04 horas y se prolongará 89 días. La tendencia es que, en las próximas semanas, las temperaturas vayan bajando progresivamente aunque la tendencia es cálida hasta octubre. En la primera mitad del otoño, predominan lluvias y chubascos torrenciales, locales, tormentas, granizo y posibles «caps de fibló», pero desde noviembre las precipitaciones suelen ser moderadas y generalizadas. La predicción de precipitación es normal, respecto al período de referencia de 1981-2010 y para los próximos días se prevé que puede llover a partir del miércoles o jueves.